Tras 2 meses de luchar contra el cáncer, Hu Hu, un perro golden retriever de 10 años de edad murió y dejó una gran tristeza en el corazón de su humana, una mujer china de 23 años, conocida como Ru Er, que, ante el dolor, tomó la determinación de recurrir a la clonación.

La joven es una millonaria, dueña y presidenta de una famosa empresa dedicada a comercializar productor para el cuidado de la piel, no escatimó ante la posibilidad de clonar a su perra, pues, aunque sabe que no será el mismo animal, la consuela la idea de que al menos algo tendrá de él -a cambio del millón de pesos (380 mil yuanes) que le costará-.

“Incluso si la copia no es exactamente como Hu Hu, esta es la forma más cercana que tengo para reunirme con ella”, dijo Ru Er.

En los planes de Ru aún no está el casarse, por ello, ha decidido proceder a la clonación co la intención de “compensar” a la perra por no haber podido cumplir la promesa de vivir juntas esa experiencia.

Ahora, Ru se dice motivada ante la posibilidad de clonar a Hu Hu, pues afirma que esta es una razón para ganar más dinero y poder continuar con todo el proceso necesario hasta conseguir que un nuevo ser sea creado a partir de las muestras de la fallecida.

Fotografía: Luke Pennystan / Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.