Delegaciones de Canadá, Estados Unidos y México estarían a unas horas de alcanzar un entendimiento final en torno al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el acuerdo comercial que sustituirá al TLCAN y que fue firmado por mandatarios de las tres naciones desde noviembre de 2018.

De acuerdo con Fox Business, las recientes negociaciones entre representantes de los tres países han llegado a su punto final luego de alcanzar un acuerdo en los temas más polémicos, que tienen que ver con temas laborales -especialmente dentro de la industria automotriz- así como en acero y el aluminio.

Fuentes enteradas de las negociaciones señalaron al medio estadounidense que el acuerdo final podría llegar en las próximas 24 horas, allanando el camino para que los congresos de Canadá y Estados Unidos ratifiquen el T-MEC.

Cabe señalar que el congreso de México ya hizo lo propio desde el 19 de junio pasado, siendo el único país hasta momento en cumplir con este requisito para la entrada en operación del acuerdo.

¿Qué renegoció México con Estados Unidos y Canadá para destrabar el T-MEC

El Partido Republicano de Estados Unidos ha detenido por meses la ratificación del T-MEC debido a que no confían en que México cumpla con algunas disposiciones del acuerdo, en especial el tema salarial en la industria automotriz.

En este sentido, se puso sobre la mesa en días pasados la posibilidad de que una delegación de aquél país viaje periódicamente a México para verificar que se cumpla con la nueva Reforma Laboral que derivó de las negociaciones originales del T-MEC.

Si bien México negó la medida y la calificó de “intervencionista”, habría aceptado que un tercer agente neutral revise la implementación de las leyes laborales mexicanas a fin de no afectar los intereses de EU y Canadá. Además, se establecería un mecanismo de arbitraje y castigo si México no cumple con lo establecido.

Por otro lado, la delegación mexicana denunció hace unas horas que Estados Unidos busca cambiar la regla de origen en acero y aluminio, algo que perjudicaría a nuestro país -que no produce éste último metal y depende de su importación para apuntalar la industria pesada-.

Si bien México aceptó un cambio gradual a la definición de origen del acero en los próximo cinco años, se mantuvo inamovible en el aluminio.

Fotografía: Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.