En un aparente fraude de compras por internet, muchas personas han reportado que fueron víctimas de un intercambio de mercancía; esto después de comprar un Nintendo Switch en Amazon, y recibir a cambio cajas llenas de condones, detergente y otras cosas.

La gente que sufrió de este embuste compró la consola durante las ofertas del Black Friday. Amazon señaló que no sabe cómo es que sucedió esto, pues todos los vendedores, artículos y ofertas están verificados por ellos mismos, para evitar estos problemas.

La compañía avisó que abrirá una carpeta de investigación al respecto y le reembolsará su dinero a los afectados; lamentablemente, no tendrá su consola de videojuegos, por lo que si desean un Switch, deberán de adquirirlo por otro medio.

Ya se han dado este tipo de fraudes en compras en internet

Lamentablemente, el caso del Nintendo Switch no es el único que se ha dado de este tipo; durante las fechas decembrinas, es recurrente escuchar el cambio de mercancías en consolas de videojuegos; ya sea en compras de Amazon o en otras tiendas en línea.

Mucha gente ha reportado de manera continua como, después de adquirir un Switch, PS4 o Xbox One, reciben a cambio pedazos de madera, la pura carcasa de la consola, piedras y muchas otras cosas, que poco o nada tienen que ver con los videojuegos.

La compañía avisó que abrirá una carpeta de investigación al respecto y le reembolsará su dinero a los afectados; lamentablemente, no tendrá su consola de videojuegos, por lo que si desean un Switch, deberán de adquirirlo por otro medio.

Ya se han dado este tipo de fraudes en compras en internet

Lamentablemente, el caso del Nintendo Switch no es el único que se ha dado de este tipo; durante las fechas decembrinas, es recurrente escuchar el cambio de mercancías en consolas de videojuegos; ya sea en compras de Amazon o en otras tiendas en línea.

Mucha gente ha reportado de manera continua como, después de adquirir un Switch, PS4 o Xbox One, reciben a cambio pedazos de madera, la pura carcasa de la consola, piedras y muchas otras cosas, que poco o nada tienen que ver con los videojuegos.

Si bien se le puede echar la culpa a la misma tienda o el vendedor; a veces dichos cambios vienen desde la propia fábrica de ensamblaje. Trabajadores llegan a robarse los productos o hacer el cambio, ya sea como una broma o como protesta por la condiciones laborales.

Es por ello que, al momento de hacer una compra en línea, se pide a los usuarios que revisen muy bien el historial del vendedor, y den aviso a la página (Amazon en este caso), de cualquier anomalía presentada en el envió o con el producto.

Fotografía: Nintendo