“Cuando la verdad es tan cruda que te espanta”
Yomero

La imagen es desgarradora y no requiere explicaciones.

16 niños armados desfilando en una carretera y haciendo ejercicios de disparo nos desnuda la realidad que se vive en la sierra baja de Guerrero, de nuestro Guerrero, en México.

No son niños armados en el Medio Oriente, son pequeños que deberían estar consagrados a estudiar y disfrutar de esta bella etapa de la vida, pero en su caso viven con miedo, tanto que están dispuestos a rifarse la vida en un volado para defender a sus familias y defenderse de grupos de delincuentes.

Son parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Pueblos Fundadores (CRAC-PF) y tienen entre 6 y 16 años; los mayores están capacitados para disparar y los más pequeñitos están recibiendo instrucción para convertirse en un futuro en policías comunitarios.

La imagen hace trizas el discurso oficial y nos deja ver la verdad de lo que si vive en esos lares, que no es muy distinta a la de otros sitios, con distintos matices y diferentes delincuentes, pero a final de cuentas la cruda realidad.

¿Qué hacemos como sociedad? ¿Cómo devolverle a un niño el tiempo que hoy invierte en aprender a usar armas de fuego para defender a su familia? ¿Cómo le compensamos el dolor de perder a seres queridos en manos de despiadados delincuentes?

No basta el discurso y el choro mareador de la coordinación entre todos los niveles de gobierno, como tampoco es válido andar buscando culpables en el pasado o el presente, el problema está aquí y ahora y hay que lidiar con él, es absolutamente necesario el resolverlo de inmediato para devolver la paz a esas zonas y, sobre todo, devolverles a esos niños la más mágica de todas las etapas de la vida que son los primeros años.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.