Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

El discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador acerca de los feminicidios y la lucha por los derechos de las mujeres no ha sido efectivo, carece de fuerza, de compromiso. Sin cansarnos, lo hemos repetido: la 4T será feminista o no será. López Obrador propone en sus líneas discursivas oficialistas equidad de género: que el paro del 9M sea de mujeres y también de hombres. Pensé que había entendido el mensaje feminista, no lo ha hecho.

Cuando las morras se organizan no hay que confundirse, aquí no hay tranchete, aunque lo vistan de conservadurismo. La derecha ya se desnudó. Desde Ciudadanos por México, el PAN, la dupla Felipe Calderón-Margarita Zavala, Pro-Vida, Juan Sandoval Iñiguez. Oportunistas, se suman sin sumar a las urgentes soluciones que promueven las mujeres de izquierda, es decir, la emancipación. Hablamos del feminicidio, de la legalización del aborto.

La ideología delata a la derecha. El problema es que Andrés Manuel reduce el movimiento feminista al oportunismo de derecha de sus adversarios. No es así. No se puede reaccionar sin acción o sin saber comunicar las acciones a favor de la mujer, como la manifestada por Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, en contra de la trata.

En tiempos de feminicidios, inseguridad pública, violencia de género y coronavirus, los abrazos y besos no valen. Tampoco el “amor y paz” entendido como inactividad de gobierno, de gobernanza. El discurso del presidente está rebasado por la realidad, por la violencia, por el propio discurso de odio que se ejerce en las mañaneras por supuestos periodistas. Si damos como verdadera la encuesta de El Universal publicada hoy, López Obrador está perdiendo la batalla de la percepción con las mujeres que, se puede concluir, se sienten cada vez menos representadas.

AMLO dijo una cosa muy sabia en la mañanera, esto es: “Yo me canso en recomendarle a los dueños de los medios de comunicación que sean plurales, que sean profesionales, que sean objetivos, ¿por qué? Si no son profesionales, si no son objetivos, los dejan de leer, los dejan de escuchar, los dejan de ver, pierden”.

Exacto, también es circular porque si un presidente no representa la pluralidad, si no es profesional desde la izquierda con la diversidad y sus luchas, si no es objetivo en su representatividad, lo dejan de escuchar, lo dejan de ver, pierde. El asunto son las morras y la violencia en su contra y la falta de libertad que padecen, no los tranchetes inventados, tampoco los tranchetes oportunistas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.