Tras las protestas que se registraron en diversas partes del país por el Día Internacional de la Mujer, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que a pesar de que hubo actos de violencia, estos fueron aislados y no hubo represión, por lo que “no se cayó en la trampa de la provocación”.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo federal garantizó que no se iniciará ninguna acción legal contra mujeres que realizaron acciones violentas, a la par de afirmar que hay dos tipos de feminismos: uno legítimo que lucha por los derechos de las mujeres y otro que busca que su gobierno fracase y no se concrete la Cuarta Transformación.

“Ayer [domingo] hubo marchas en casi todos los estados del país, en general, sin problema, sólo tuvimos algunos actos de provocación y violencia en la manifestación de la Ciudad de México, pero muy aislados, y no de la inmensa mayoría de las participantes, grupos que quisieron provocar y afortunadamente los encargados del orden, también en su mayoría mujeres, resistieron y no cayeron en la trampa.

“Yo quiero felicitar a todas las mujeres que participaron en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y también hacer un reconocimiento a las encargadas de evitar la violencia que resistieron todo tipo de provocaciones y no cayeron en la trampa, incluso resultaron algunas heridas, pero no hubo represión, no se puede hablar hoy de un Estado represor, nunca el Estado en esta nueva etapa va a reprimir al pueblo”, afirmó.

Afortunadamente se garantizaron las libertades, no hubo represión, sólo hechos aislados, no pudieron los conservadores articularse, siguen sin poder agruparse para formar todo lo que conocemos como reacción, detalló.

López Obrador garantizó que no se iniciará ninguna acción en contra de las mujeres que actuaron con excesos porque no queremos que se utilice como pretexto este movimiento, el cual tiene varias aristas: es una acción que legítimamente lucha por sus derechos y en contra de la violencia, en contra de los feminicidios, pero hay otra vertiente de quienes están en contra nuestra y lo que quieren es que fracase el gobierno y, sobre todo, que no pueda consumarse la Cuarta Transformación de la vida pública de este país. Es el conservadurismo disfrazado de feminismo o de lo que resulte”, señaló.

Indicó que su administración seguirá con la transformación del país, “siempre conduciéndonos con respeto a las garantías y a los derechos de los ciudadanos, sobre todo en no caer en ninguna provocación para no caer en represión”, indicó.

“No habrá impacto económico”. El Presidente aseguró que, pese al paro nacional de mujeres convocado, el gobierno federal está funcionando y añadió que se debe de esperar a ver las cifras, pero se prevé que esta protesta no tenga gran impacto económico.

El mandatario federal recalcó que las mujeres que trabajen en el gobierno y que decidieron sumarse a la protesta, no tendrán represalias.

— ¿Tendrá un efecto en la economía?, —se le preguntó.

“Depende, o sea, si nosotros nos apoyamos en la gente y se están entregando los beneficios de los programas sociales, no pasa nada; hay que ver qué puede suceder con las empresas, pero yo creo que no es de gran impacto”, señaló.

Informó que no tiene el reporte de cuántas faltaron a laborar en el gobierno federal, “pero nosotros manifestamos que son libres”.

Trabajan funcionarias. Las secretarias del gabinete trabajaron, incluso desde las primeras horas. Olga Sánchez Cordero, de Gobernación (Segob) arribó antes de las 6:00 horas para la reunión del gabinete de Seguridad. Otra fue Rocío Nahle, titular de Energía (Sener), quien acudió a Palacio Nacional. También la de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, quien días antes criticó el paro nacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.