Al menos tres empresas de la industria de dispositivos médicos se han coordinado de manera ilegal en más de cinco ocasiones durante los últimos 20 años para vender materiales con sobreprecio al sector Salud.

Por coludirse en la venta de guantes de látex y de polietileno, así como condones masculinos y cepillos dentales, las firmas Dentilab, Productos Galeno y Holiday de México le han causado, en conjunto, un daño al erario de más de 397 mi-llones de pesos, de acuerdo con documentos pu-blicados por la Comisión Federal de Competencia Eco-nómica (Cofece).

Esta investigación revela que, a pesar de haber recibido sanciones por parte de ese organismo, el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) sigue con la compra de material.

Tras revisar expedientes de las indagatorias de colusión se encontró que directivos de Dentilab -del Corporativo DL- y Grupo Holy -compuesto por Productos Galeano y Holiday de México- decidieron coordinar sus posturas en la venta de productos al IMSS desde, al menos, el año 2000.

“Acordamos una distribución de abastecimiento en el mercado de guantes de látex en el sector Salud”, explicó el director general de Dentilab, Juan Ernesto de la Puente, en una comparecencia ante la Cofece, en 2017.

Modo de operación

Los titulares de las compañías se reunían una vez a la semana en lugares como el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o en los restaurantes La Taberna del León, La Finca, El Meridiem, La Torre de Castilla y Los Almendros para concertar posturas.

Una agenda encontrada en las oficinas de Dentilab contenía las citas para coordinar sus ofertas: “Viernes 13/07/2012, 08:30 a 09:30 horas reunión de guantes en el Meridiem”. Así, esta firma, Grupo Holy -que ofertaba posturas también a través de una distribuidora llamada Abamcu- y otras empresas del sector se dividieron las licitaciones del Seguro Social en periodos que abarcan desde 2009 hasta 2015.

Coordinar posturas en licitaciones incluye cualquier acuerdo, desde fijar el precio de venta, repartirse porcentajes del mercado, fraccionar las ventas por geografía hasta no producir o distribuir un bien o servicio.

Esto representa diferentes modalidades de las prácticas monopólicas absolutas. Ese delito es el único en competencia económica que puede ser penado con cárcel por su gravedad.

Un año después de que terminara el primer pacto colusorio, en 2006, dirigentes de Grupo Holy y Dentilab decidieron volver a hacerlo.

Al terminar una junta de aclaraciones para una licitación del IMSS en el Centro Médico Siglo XXI, Fernando Ángel Ibarra, director comercial de Dentilab y representante del Corporativo DL, y Humberto Navarro Mandujano, representante de Grupo Holy, quien había sido jefe de adquisiciones de la Secretaría de Salud (Ssa), acordaron dividirse los mercados de condones y cepillos dentales.

Dentilab le cedería 30% de la demanda. A cambio se quedaría con 20% de las ventas de sondas de látex, nicho que tenía acaparado Grupo Holy.

Para este segundo convenio, Ibarra y Navarro Mandujano sostuvieron reuniones en los restaurantes de Sanborns y El Bajío, en la plaza Parque Delta, así como en las oficinas de Dentilab en Coyoacán, pero el grueso de la coordinación ilegal se llevó a cabo por teléfono y mediante correos electrónicos.

Para que no los descubrieran las autoridades, usaban nombres clave: las licitaciones eran “las carreras”; los precios ofertados, “el gramaje formulador” o “los tiempos a los que sí corrían las carreras”, y los licitantes, “los caballos”. Si Grupo Holy ofertaba, hablaban de “los caballos de nuestra cuadra que corrían”; si Dentilab lo hacía, el código era “la cuadra de Chalco”.

El apodo del IMSS era Los de Reforma; del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Los de Perisur; de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Los del Hipódromo; de Salud, Los del Caballito, y de la dependencia del rubro de la Ciudad de México, Los de Xocongo.

En diciembre de 2017, la Cofece resolvió que Dentilab, Productos Galeno y Holiday de México, junto con otras dos empresas, eran responsables de haber cometido prácticas monopólicas absolutas en la venta de guantes de látex al sector Salud. La multa fue de 257 millones de pesos.

Para junio de 2019, el organismo determinó que los directivos de Dentilab y Grupo Holy se habían dividido también las licitaciones del IMSS en venta de cepillos de dientes de adulto e infantiles (2007-2013 y 2016-2018).

Entre ambos periodos, las compañías se coludieron en la comercialización de condones al Seguro Social durante 2009, 2011 y 2012. Además, se repartieron el mercado de sondas Foley en una licitación de ese último año.

La última investigación pública que involucró a esas firmas arrojó que Productos Galeano y Holiday de México, cuyos directivos son fami-liares, compartieron información para coordinar sus posturas en las licitaciones de venta de guantes de polietileno desechables al IMSS.

“Te pido que tomes en cuenta que la distribución se ha llevado correctamente y que se hace lo posible para subir el precio en algunos estados, cosa que ha funcionado.

“Al no llegar a nada tendríamos nuevamente los costos muy bajos. Los únicos que ganarían serían las instituciones. Por favor, considéralo”, se leía en un correo, de septiembre de 2008, de Ibarra a Navarro Mandujano.

Grupo Holy y Dentilab se coludieron en 68 procedimientos de contratación de cepillos de dientes; generaron un sobreprecio de 22.3% en los artículos de adulto y de 28.9% en los de niño. Causaron un daño de más de 4 millones de pesos al IMSS.

En los guantes de látex, el aumento llegó a ser de 20% y la afectación al sector público fue de 174 millones de pesos, mientras que en los condones y sondas Foley el monto fue de 177 millones 67 mil 392 pesos.

El pacto ilegal entre Productos Galeano y Holiday de México en guantes de polietileno desechables dejó un daño de 42 millones 280 mil pesos.

Castigos sin repercusión

En el mercado de cepillos de dientes, la Cofece impuso castigos de 8 millones de pesos a Dentilab y Grupo Holy, por separado; de 716 mil pesos a Juan Ernesto de la Puente; de 38 mil pesos a Fernando Ángel Ibarra y de 5 mil pesos a Humberto Navarro Mandujano.

En el mercado de guantes de látex, las sanciones fueron de 257 millones de pesos, y en condones, la cifra ascendió a 112 millones de pesos.

Sin embargo, las multas de las investigaciones de ambos artículos sanitarios se encuentran impugnadas, después de que los involucrados se ampararan ante el Poder Judicial. Ni siquiera se han mandado a cobro.

A la par de sus actividades ilegales en la venta de condones y cepillos dentales, desde 2012 a 2018 Dentilab le vendió dispositivos intrauterinos (DIU) de cobre de 380 milímetros al IMSS.

“Legalmente, a menos que estén inhabilitadas por la Secretaría de la Función Pública (SFP), el sector puede seguir comprando a las empresas sancionadas”, explicó María José Contreras, directora General de Promoción a la Competencia de la Cofece.

“En la comisión hemos impulsado que la colusión sea una causal para que las compañías que las cometen queden automáticamente inhabilitadas por cierto tiempo”, aseveró.

A pesar de los castigos, persisten las compras con las mismas empresas. “No es que haya pocos proveedores, es que las condiciones que da el gobierno no le convienen a muchos”, señaló Xavier Tello, analista en políticas y consultor en Salud.

Detalló que aunque los procesos sean a través de licitaciones internacionales, hay firmas que ni siquiera van a concursar: “De 10 proveedores, siete no quieren participar, porque no les conviene el precio. Te quedas con tres y de esos, quizá uno no da el ancho, por lo que terminas con dos”.

En cuanto a los restantes, afirmó: “Si se ponen de acuerdo, venden al precio límite y salomónicamente se repartirán el premio”.

En enero de 2018, Alejandra Palacios, comisionada presidenta de la Cofece, habló sobre la investigación de guantes de látex publicada un mes antes.

“Se entregó la versión pública de la resolución a la SFP para los efectos legales que hubiera lugar”, declaró.

En la última licitación pública de compra de DIU de cobre, en 2019, el Seguro Social adquirió el producto a una empresa diferente por primera vez en siete años, a un precio ligeramente menor del que le vendía Dentilab, que para ese entonces estaba inhabilitada.

El ganador fue DL Médica, una de las nueve compañías pertenecientes al Corporativo DL, al cual también pertenece Dentilab.

En el caso de colusión en el mercado de guantes de polietileno desechables, por ejemplo, Productos Galeano y Holiday de México habían aumentado el precio 103.8% en sus posturas coordinadas entre 2011 y 2013.

Sin embargo, para el periodo de 2012 a 2019, el IMSS compró más de 2 millones de DIU de cobre en todo el país, por lo que pagó 16 millones de pesos; 15 millones los pagó a Dentilab.

Alfonso Treviño Giorguli, director de Holiday de México, explicó en entrevista que decidieron coludirse con Dentilab, porque no tenían la capacidad para completar las cantidades licitadas por el instituto.

Existe una figura legal para concursar entre competidores, “pero el problema es a quién designamos como representante común. Entonces te vas a la opción ilegal”.

Después de coludirse con Dentilab, a cuyo director señaló como el organizador de la práctica ilegal, Grupo Holy decidió en 2014 acogerse al programa de inmunidad que ofrece la Cofece para quienes están en una práctica monopólica absoluta.

Dentilab y el IMSS no respondieron a las peticiones de entrevista.

Datos

397 millones de pesos es el daño al erario cometido por estas empresas.

103% es el aumento en los costos de guantes que estas compañías elevaron.

68 acuerdos colusorios sancionó la Cofece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.