Tras el debate público en torno al cómo protestar, Beatriz Gutiérrez Müller se pronunció anteriormente con el ya famoso “así no” que respalda a la ultraderecha conservadora. No pintas, no carteles, no daños a monumentos y espacios públicos: resulta irónico ver cómo tras la lucha social de a pie que ambos han forjado, el presidente y su esposa no tengan sensibilidad sobre las manifestaciones históricas del pasado 8M. Se suma a su postura el tema del paro nacional de las mujeres del día 9 de marzo, sobre el cuál Gutiérrez Müller mostró su apoyó en redes sociales, sólo para retractarse poco después y tomar de nuevo su firma de “así no”.  La marcha y el paro de hace una semana tienen una agenda clara, que las mujeres mexicanas vean ejercidos sus derechos más esenciales: el derecho a la vida, el trabajo digno y paga equitativa, y, sobre todo, se subraya el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos; esta última es la nota más polémica de la agenda feminista pues es la que enuncia que una mujer es un individuo con derecho gestionar sobre su propio cuerpo e identidad. 

En el marco de la feria UANLeer, se realizó un evento póstumo a la memoria de Margarita Minerva Villarreal, poeta laureada en Nuevo León, al cual asistió Gutiérrez Müller como invitada. Ante la urgencia de continuar con el debate, la Asamblea Feminista de Nuevo León se acercó a Beatriz Gutiérrez Müller para entregarle las consignas que apremian en la agenda feminista del Estado. En el pronunciamiento que le fue entregado se pueden leer estos puntos: Se recuerda el origen de la conmemoración del 8 de marzo, se hace memoria de Clara Zetkin, precursora socialista del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras; se recuerda también a las mujeres calcinadas de la fábrica textil Triangle Shirtwaist Company, las cuales murieron en el incendio provocado como respuesta a su huelga legítima.  Además, se hizo memoria de las mujeres que ya no están debido a la violencia patriarcal y feminicidio. 

En la carta se habla también del fantasma de la igualdad, pues la realidad social nos habla de que las mujeres viven una diversidad de contextos donde las capas de opresión, discriminación y exclusión son muchas. Como aspecto destacable está el hecho de que este pronunciamiento busca visibilizar las voces y necesidades de las mujeres con discapacidad, pues afirman que representan cuatro veces mayor riesgo de sufrir violencia de género y mayor vulnerabilidad ante una agresión sexual, siendo las niñas de este grupo el sector más afectado. Se destaca también el apoyo al grupo NosoTrans, por la limitación de su derecho a la identidad, lo que acorta sus opciones laborales y las obliga a operar en la informalidad en contextos donde su vida, salud sexual e integridad están siempre en riesgo. 

Citando al pronunciamiento de la Asamblea Feminista de Nuevo León, se piden acciones concretas para que los gobiernos y sectores de poder se comprometan a lo siguiente: 

“• Cuidar y proteger la vida de las mujeres cumpliendo con lo establecido en la alerta de género emitida hace más de tres años en nuestro Estado.

 • Incorporar protocolos para crear un real acceso a la justicia en casos de desapariciones, feminicidios y transfeminicidios. 

• Garantizar el derecho a ejercer, sin estigmas ni dogmas morales o religiosos, las decisiones que cada mujer tome con su cuerpo, sexualidad, autonomía y proyecto de vida. 

• Trabajar en la sensibilización y capacitación del personal y actualizar las políticas públicas con perspectiva de género basados en los derechos humanos. 

• Cumplir con los derechos laborales: jornadas de 8 horas, seguridad social, salarios dignos y justos, alto al acoso, así como la eliminación de cualquier barrera y discriminación que impida el desarrollo y crecimiento laboral de las mujeres, incluyendo el respeto a su identidad y expresión de género. 

• Reconocer y garantizar los derechos fundamentales de las mujeres con discapacidad avalados por la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Se exhorta a la sociedad a:

 • Tenemos que romper y transformar los patrones culturales que refuerzan este sistema, cuestionando aquello que hace de este mundo un lugar inseguro para las mujeres. 

• Debemos informarnos y acercarnos a las luchas justas, ¡apoyémonos entre nosotras!”

Plantear un Estado laico implica tomar decisiones por el bien común que se sustraigan a las creencias particulares de quiénes gobiernan, aspecto que pareciera irrelevante para AMLO que ha decidido no dejar su credo en su casa. Basta ver su pronunciamiento sobre el coronavirus en las pasadas mañaneras (me protegen mi escapulario y mi estampa, a nosotros las pandemias no nos afectarán). Mientras el gobierno inclinado a la izquierda y la ultraderecha se erigen bajo el estigma religioso, se vuelve doblemente urgente remarcar que la lucha feminista sigue, incluso en tiempos de pandemia cuando las circunstancias nos obligan a regular los afectos, y nos alejan cada vez más los unos de los otros.

Puedes leer el pronunciamiento completo de la Asamblea Feminista de Nuevo León aquí:

Monterrey, Nuevo León a 8 de marzo de 2020. 

Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras

Estamos reunidas en un momento histórico, las mujeres seguimos tomando nuestros espacios. Hoy, 8 de marzo, la Asamblea Feminista de Nuevo León junto con ustedes, conmemoramos nuestra historia y nuestras luchas. 

Recordamos a Clara Zetkin, precursora socialista del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras. También a las obreras del mundo y a las de la fábrica textil Triangle Shirtwaist Company las cuales, murieron calcinadas en un incendio provocado en respuesta a la huelga legítima donde exigían mejores condiciones laborales. Traemos a la memoria a las sufragistas del mundo que nos dieron la elección de poder votar, a las mujeres que exigieron medidas de planificación familiar, a las de la liberación sexual, a ellas que lucharon y luchan por eliminar los estereotipos de género, las aún existentes desigualdades y la eliminación de todos los tipos de violencia contra las mujeres. A ellas que se enfrentaron al status quo por el derecho a decidir de forma libre e informada sobre nuestros cuerpos, la exigencia de justicia, paz, equidad e igualdad real de derechos y oportunidades. Tenemos presente aquí, a todas aquellas mujeres que no están con nosotras a causa del patriarcado y la violencia feminicida. Conmemoramos nuestra historia, ¡todas ellas están con nosotras!

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora, es un día en que las mujeres del mundo nos unimos para visibilizar y defender nuestras causas, derechos humanos y libertades fundamentales. Honramos esa historia y revivimos el poder colectivo de las mujeres para exigir nuestros derechos. ¡Porque juntas somos imparables!

¡Escucha hermana, aquí está tu manada! 

Vivimos en un mundo donde se nos habla de igualdad, donde se nos dice que tenemos las mismas oportunidades y los mismos derechos. ESTO NO ES CIERTO. Todas las mujeres somos diversas, con contextos e historias diferentes, con capas muy profundas de opresión, discriminación y exclusión por estas diferencias. 

Por años, las mujeres con discapacidad hemos sido las hermanas olvidadas. Se nos ha relegado y violentado principalmente a la hora de contarnos. Y SIN NÚMEROS SOMOS INVISIBLES. Se nos ha relegado y excluido en el acceso a la información, a la salud, educación, derechos sexuales y reproductivos, salud mental, a la independencia económica, al libre acceso universal, a la toma de decisiones de nuestra comunidad y nuestra propia vida. SE SIGUEN TOMANDO DECISIONES POR NOSOTRAS SIN NOSOTRAS.

Según números globales (no los nuestros de México), las mujeres con discapacidad representan 4 veces mayor riesgo de sufrir violencia de género, y mayor vulnerabilidad a una agresión sexual, siendo las niñas con discapacidad, el sector más afectado. Hoy estamos aquí, haciendo presentes a todas aquellas mujeres con discapacidad que no pueden marchar y que sus voces son ignoradas. TAMBIÉN POR ELLAS, AQUÍ ESTAMOS Y LES DIGO QUE SUS VOCES SÍ CUENTAN. 

NosoTrans, experimentamos en carne propia diferentes tipos de discriminación al no ser reconocido nuestro legítimo derecho a la identidad, lo que provoca tener muy pocas opciones laborales, con la característica de ser en el ámbito informal y en contextos que ponen en riesgo nuestra vida, salud sexual e integridad. Aunado a esta violencia, en los últimos años se han agudizado los asesinatos feminicidas hacia las personas de las diversidades sexuales y de género, especialmente hacia las mujeres con experiencia trans. 

De acuerdo con el Observatorio de Personas Trans Asesinadas, México ocupa el segundo lugar global de asesinatos de personas trans, alentado por el clima de indiferencia nacional hacia las necesidades de las poblaciones de las diversidades sexuales y de género, especialmente las personas trans, la cultura machista y binaria que atraviesan a las personas, instituciones; leyes, reglamentos y a los instrumentos jurídicos que impiden seamos vistas como sujetas de derecho. 

Todas, cuando salimos a las calles a exigir nuestros derechos se nos llama exageradas, que no tenemos nada que hacer, que solo queremos alterar el orden. Les recordamos que a inicios de 2020, en México se cometen 10 feminicidios diarios y nuestro Estado, según el Sistema de Seguridad Pública, se encuentra entre los primeros lugares de casos de feminicidio registrados, así como en llamadas al 911 para denunciar casos de abuso sexual. 

La violencia no para ahí: de los más de 46 millones de mujeres de 15 años y más, que existimos en el país, el 66.1% hemos enfrentado violencia de cualquier tipo al menos una vez en la vida, 19.2 millones de mujeres fueron sometidas a algún tipo de intimidación, hostigamiento, acoso o abuso sexual. 

Y todo esto, sin tomar en cuenta a sectores más vulnerables que son invisibilizados por el sistema como: mujeres trans, con discapacidad, indígenas, afromexicanas, migrantes, refugiadas y adultas mayores. Hasta ahora las medidas y protocolos generados para la prevención, atención y eliminación de la violencia NO HAN SIDO SUFICIENTES PARA ERRADICAR LA PROBLEMÁTICA Y PROTEGERNOS. 

Por lo tanto, una vez más este 8 de Marzo, salimos a exigir acciones concretas para que los gobiernos y los diferentes sectores de poder se comprometan a: 

• Cuidar y proteger la vida de las mujeres cumpliendo con lo establecido en la alerta de género emitida hace más de tres años en nuestro Estado. 

• Incorporar protocolos para crear un real acceso a la justicia en casos de desapariciones, feminicidios y transfeminicidios. 

• Garantizar el derecho a ejercer, sin estigmas ni dogmas morales o religiosos, las decisiones que cada mujer tome con su cuerpo, sexualidad, autonomía y proyecto de vida. 

• Trabajar en la sensibilización y capacitación del personal y actualizar las políticas públicas con perspectiva de género basados en los derechos humanos. 

• Cumplir con los derechos laborales: jornadas de 8 horas, seguridad social, salarios dignos y justos, alto al acoso, así como la eliminación de cualquier barrera y discriminación que impida el desarrollo y crecimiento laboral de las mujeres, incluyendo el respeto a su identidad y expresión de género. 

• Reconocer y garantizar los derechos fundamentales de las mujeres con discapacidad avalados por la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. 

Exhortamos a la sociedad a 2 cosas:

• Tenemos que romper y transformar los patrones culturales que refuerzan este sistema, cuestionando aquello que hace de este mundo un lugar inseguro para las mujeres. 

• Debemos informarnos y acercarnos a las luchas justas, ¡apoyémonos entre nosotras! 

¡QUEREMOS UN MUNDO FEMINISTA!

Para visibilizar nuestros contextos diversos y lo que significan nuestras opresiones, ¡nosotras paramos! y mañana 9 de marzo las convocamos a realizar huelga general como acto político con el objetivo de demostrar cómo es un día sin nosotras y la IMPORTANCIA DE LAS MUJERES en la producción, en la vida social y en los cuidados, es decir, demostrar las desigualdades y violencias a las que somos sujetas en un estado opresor, violento y machista para que los gobiernos y los hombres tomen consciencia, se responsabilicen, la sociedad se informe y actúen en consecuencia. 

A todos esos actores sociales, políticos e institucionales que se han unido en palabra al paro les decimos: Demuestren con hechos que realmente les importan los cambios, que no se suman solo por quedar bien socialmente, con fines meramente políticos, oportunistas y demagógicos. Sancionen a los acosadores sexuales de niñas, mujeres, trabajadoras y estudiantes incluyendo a hombres poderosos y curas pederastas, mejoren las condiciones sociales, culturales, de desarrollo y garanticen el ejercicio pleno de los derechos humanos de las niñas y mujeres diversas. ¡No lucren con una lucha ciudadana y feminista legítima, responsabilícense y hagan lo que les toca! 

Exigimos un país donde nuestras madres, hijas, hermanas, amigas, todas las mujeres, seamos visibles y respetadas. Demandamos libertad, igualdad en derechos y oportunidades, no discriminación, alto al acoso y la violencia. Exhortamos a la ampliación de nuestros derechos, el cumplimiento y ejercicio efectivo de los ya establecidos: derechos laborales, educativos, políticos, sociales, económicos, jurídicos y sexuales para elevar la calidad de vida de todas las mujeres mexicanas y por ende de la sociedad a la que pertenecemos. 

Este día, unidas alzamos la voz y conmemoramos el Día Internacional de las Mujeres donde nuestras historias se reúnen y todas somos una. Mañana, paramos para seguir avanzando. 

A todas las mujeres que nos acompañan, las invitamos a seguir organizándonos, reuniéndonos, tejiendo estas redes tan necesarias, solo así se va a caer, porque lo vamos a tumbar. 

¡Y ahora que estamos juntas! ¡Y ahora que si nos ven! ¡Abajo el patriarcado se va a caer, se va a caer! ¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer! 

ASAMBLEA FEMINISTA NUEVO LEÓN

Contacto: Página de FB: Asamblea Feminista NL 

Correo: asambleafeministaNL@gmail.com