Por Eduardo Campos Sémeno

Diario del Coronavirus 011. 26 de marzo de 2020

526,544 infectados confirmados

23,950 muertes reportadas

10:30 PM

Cuando inicié este diario hace ya 11 días, traté de ser un poco irónico del hecho de que lo que nos traía todos asustados pensando en el apocalipsis era un virus que produce una gripa agravada.

Desde entonces, las cosas pasan más rápido de lo que las podemos documentar, además de que todo en este tiempo inédito se da entre polémica y controversia. Así se discute por las compras de pánico y los acumuladores de papel de baño, por las palabras y acciones diarias del Presidente, por los decretos de los Alcaldes, por la eficacia y viabilidad del aislamiento social y, en las últimas horas, en definir si la crisis económica que viene será peor que la enfermedad que produce el coronavirus. ¿Tu de cuál eres, como dirían los milenials, #teamaislamiento o #teamvamosatrabajar?

Si la sociedad hicimos bien o mal, si las autoridades hicieron mucho o poco o lo debido o lo incorrecto, eso lo sabremos cuando llegue el tiempo del juicio de la historia.

Yo, por lo pronto, me concreto a observar lo que está pasando y de entrada me asombra lo frágil que son los sistemas que tenemos implementados en el mundo, desde lo económico hasta lo social, pasando especialmente por los sistemas de salud.

Y es que saqué mi calculadora, desempolvé mis conocimientos de regla de tres simple que aprendí en la secundaria y me admira que el mundo esté en jaque por un virus que hasta el momento ha infectado –con rapidez sí– pero a un número mínimo de las poblaciones del mundo.

Conste que no quiero trivializar el número de enfermos y menos aún la estadística de los pacientes que desafortunadamente perdieron la vida. Sin embargo, para cuestión de análisis, es bueno tener las cifras en cuenta.

Si en China hasta ayer había 81,340 infectados, eso significa un 0.0058 por ciento de la población total de 1,386 millones de personas. En ese sentido, a Estados Unidos le está yendo peor, pues hasta ayer reportaba 85,505 positivos de una población de 327 millones, es decir, 0.0261 por ciento.

En México somos 129 millones de personas (más los que diga el actual censo), entonces, los 475 casos confirmados de coronavirus significan el 0.0003 por ciento. El coronavirus ya nos ha matado a seis compatriotas, pero la narcoviolencia y similares nos mató a 35 mil personas sólo el año pasado.

Perspectiva, todo es cuestión de perspectiva. Por eso entiendo el argumento que expone Hugo Salinas Price en un video que está circulando en redes sociales (sí, Salinas, como en papá de Ricardo Salinas Pliego).

Don Hugo se describe como un viejo de 88 años que desde su oficina al sur de la Ciudad de México, y fumándose un puro, nos recuerda que anualmente por fumar mueren más de 7 millones de personas, que de alcoholismo se mueren al año otros 2 y medio millones y que por consumir drogas perecen 535 mil al año.

Nos ahorraríamos, señala, 10 millones de muertos si se prohibieran o se abolieran (¿abolieren?) el tabaco, la bebida y las drogas. Pero hay quienes les gusta disfrutar la vida con todo y sus riesgos.

Por ello, el presidente honorario de Elektra se declara “del partido de la vida”, de quienes piensan que hay que vivir. Disfrutar. “Parte de la vida es la muerte, para la cual estoy preparado”, nos dice.

Acto seguido, condena a los Medios que representan “el partido de la muerte” y que nos espantan y siembran el pánico en la población con presagios de cuántos muertos habrá por el coronavirus. “Escritores partidarios de la muerte”, los llama.

Ni qué decir que don Hugo se adhiere a las ideas de su hijo Ricardo y pugna porque los políticos dejen de ser también del “partido de la muerte”, pues han cerrado las fuentes de vida, es decir, los trabajos. En este debate, pues, anotamos a Salinas Price en el #teamvamosatrabajar con sus puntos de vista muy respetables.

Pero en el análisis que quiero presentar en este diario, los bajos porcentajes de infectados de acuerdo a la población mundial son sólo parte de la ecuación. Mañana veremos dónde está el punto preocupante y por qué los sistemas de salud del mundo están tronando como castañuelas.

Como siempre, comentarios dirigirlos a ecampos50@gmail.com o en Facebook en la página Diario del Coronavirus o con el user @eduardocampossemeno.