Por Eduardo Campos Sémeno

Diario del Coronavirus 020. 4 de abril de 2020

1,186,922 infectados confirmados

64,206 muertes reportadas

9:30 PM

El “chevegate” que provocó el “Bronco” a mediados de semana cuando amenazó con una inexistente Ley Seca, dio suficiente evidencia de qué tan rápido se puede mover la economía nacional, para que ya no se esté hiperventilando de preocupación el líder del CCE, Carlos Salazar, pensando en su asfixiante crisis que lleva ¡tres semanas!

Ya decía yo aquí el pasado jueves que la posibilidad de quedarnos sin alcohol para beber nos catapultó a las calles, pero hoy agrego que sin duda Jaime Rodríguez Calderón resultó el vendedor del mes o del año de todas las cerveceras de México, con la derrama económica que inundó súpers, Oxxos, clubes, depósitos y tiendas de la esquina. El dinero salió volando y en abundancia con tal de garantizar la mexicana alegría.

Hago referencia al paisano don Carlos, quien por ciento trabajó muchos años para la empresa otrora dueña de Cervecería Cuauhtémoc y hoy propietaria de los miles y miles de Oxxos del país, porque recibí un par de mails sobre el diario 017 que titulé “La extraña crisis ficticia de Carlos Salazar y su CCE”.

Ese día, critiqué los lamentos de Salazar Lomelín y su prestancia para pedir apoyos, cuando el parón nacional por el aislamiento social apenas empieza, y los empresarios ya están dando gritos de crisis. Algunas de las opiniones que me escriben no las comparto (de estar de acuerdo con ellas), pero si las comparto (de difundirlas y pasarlas más adelante).

Uno de los lectores me señala que no sabe si el señor Salazar habla también por las pequeñas y medianas empresas (las famosas Pymes), pero que sin duda estas siempre están en la cuerda floja económica y que cualquier sobresalto financiero las pone al borde del precipicio.

“Las segundas (Pymes) según he leído participan con un número muy importante en la planta laboral nacional, pero trabajan prácticamente en punto de equilibrio financiero, por lo que no tienen reservas para confrontar una eventualidad de este tipo, o sea parar sus ingresos y seguir teniendo los egresos, no tienen el flujo de efectivo necesario para soportar más de dos meses en el mejor de los casos”, dice en su mail.

De paso, el lector critica que el Gobierno federal mantenga los programas sociales que él llama “improductivos” como los “Ninis” y las becas de estudio y trabajo en un tiempo en el que nadie estudia y nadie trabaja.

Otro de los lectores hace énfasis en su mail sobre la importancia del flujo de capital en las empresas y señala que en México muchas operan en la raya.

“De acuerdo a los especialistas en análisis financiero, una empresa que tiene 90 días de capital de trabajo es una empresa óptima, ¿qué quiere decir eso? …. que la empresa puede parar 90 días y seguir pagando sus deudas, costos y gastos sin ningún problema.

“En mi caso particular y como parte de mi trabajo de análisis de Riesgos, de los cientos de estados financieros que recibo, menos del 2 % tienen un capital de trabajo de esos niveles, algunos ni 30 días aguantan y si les quitas el flujo en el pago de impuestos, los truenas”, señala.

Puntos de vista muy respetables y en los que se nota que tienen conocimientos de primera mano sobre Pymes y similares. Por ello, y como cada lector formará su propia opinión, yo sólo tengo tres comentarios muy concisos, y los enumero:

1.- Cuando hay una crisis, creo que el primer orden del día es acabar y/o combatir esa crisis. Por eso pienso que ahorita todos los recursos deben dirigirse a la pandemia, sus víctimas y a los esfuerzos humanos y materiales para combatir el Covid-19.

2.- Se llama crisis por algo. Aquí todos sufrimos, todos, desde el albañil y el lavacoches, hasta el empresario de cualquier tamaño. De una u otra forma y medida, dejar de trabajar y producir a todos nos afecta en el bolsillo.

3.- ¿Cómo decidir en qué orden y en qué medida el Gobierno debe ayudar a los miembros de la economía nacional? ¿Son más importantes las Pymes que los restaurantes o los comercios pequeños y medianos? ¿De quién es culpa o responsabilidad que las empresas no tengan esos óptimos 90 días de capital de trabajo?

Como siempre, comentarios dirigirlos a ecampos50@gmail.com o en Facebook en la página Diario del Coronavirus o con el user @eduardocampossemeno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.