El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, aseguró que en la actual emergencia sanitaria y económica, los integrantes del sector privado “no nos quedaremos con los brazos cruzados, cuando sabemos que en la sociedad podemos organizarnos”. 

Tras llamar a un gran acuerdo nacional a toda la sociedad, en una invitación a la unidad, dijo: “Sabemos de antemano que el gobierno federal tarde que temprano se unirá también a este acuerdo, eso es lo que esperamos”.

En conferencia de prensa virtual llamada “Empresarios Unidos ante el Covid-19″, acompañado de los líderes de las principales cámaras empresariales, Salazar Lomelín dijo que ante la información de que las actividades se restablecerán hasta el 17 de mayo, las empresas se ocupan en cómo actuar los próximos 90 días para aminorar el impacto económico.

Reconoció que como todo en mundo “tendremos una caída del Producto Interno Bruto (PIB), pero lo que no queremos es que eso implique la pérdida total de las empresas”, y aunque el gobierno expuso que se reiniciarán las labores paulatinamente, en tanto “tenemos que resistir los próximos 45 días”.

Por ello, convocó a un gran acuerdo nacional, con un solo objetivo, “invitar a todo México que se una”, para que nadie se quede sin ayuda, “tenemos ejemplos clarísimos de ayuda y solidaridad de todos los mexicanos”.

Dijo que las empresas buscan ser el vehículo para que “ningún mexicano, que está teniendo el impacto de esta crisis, se quede sin ayuda de parte del sector empresarial mexicano, ningún mexicano que haya perdido su trabajo no tenga la esperanza de que lo recuperará pronto”.

Convocó por ello a la sociedad, “a todos aquellos que tienen una situación de desventaja”, es sin duda “un momento de responsabilidad”.

“No es un momento de política, nosotros queremos estar enfocados, no queremos movernos por la noticia del editorialista que critica nuestras acciones, queremos mostrarle a todos el músculo y la capacidad de todos los empresarios y mostrar que estamos unidos y organizados”.

Al insistir en que no se deben perder empleos en México, recordó que “los peores momentos en la historia del país es cuando nos hemos encontrado con un México desunido, que le ha faltado la solidaridad; si estamos unidos podremos superar la emergencia…tenemos riesgos inconmensurables, dificilísimos que nos empujan a situaciones graves…por eso convocamos al acuerdo a todos sin distinciones de colores o filiaciones”.

Reconoció que en el actual contexto hay llamados al encono y a marcar las diferencias, pero “nosotros tenemos la responsabilidad de buscar exactamente lo contrario, el unir a nuestro país”.

De esta manera, el CCE presentó una serie de acciones dirigidas a las micro, pequelas y medianas empresas (Mipymes) que van desde apoyos digitales, créditos a través de la banca por 62 mil millones de pesos, con garantías de Nacional Financiera; además hay otros créditos que ofrece el Banco Interamericano de Desarrollo.

En el encuentro empresarial se habló de grandes acuerdos y apoyos para cuidar los empleos de las Mipymes, para que no desaparezca ninguna empresa por falta de liquidez, e incluso se exigió el Salario Solidario, para que las empresas puedan mantener empleos y salarios.