Una racha de viento superior a los 60 kilómetros por hora, que en algunos municipios llegó acompañada de lluvia y granizo, provocó ayer la muerte de una persona, caída de un anuncio vial y cortes de energía eléctrica en diversos sectores del área metropolitana.

La víctima mortal, un repartidor de comida rápida que viajaba en una motocicleta, perdió la vida en el Bulevard Antonio L. Rodríguez y Constitución, tras la caída de un anuncio vial tipo bandera.

Además, los fuertes vientos registrados ayer por la noche, aunado a la lluvia intensa y granizo, ocasionaron la caída de panorámicos en distintos puntos del área metropolitana.

Protección Civil del Estado informó que, las ráfagas de viento tuvieron una intensidad superior a los 60 kilómetros por hora, por lo que exhortaron a la ciudadanía a mantenerse en alerta.

Indicaron que, en los municipios de Apodaca, Zuazua, San Nicolás, Cadereyta y Montemorelos, la lluvia estuvo acompañada de granizo.

Las autoridades estatales de protección ciudadana exhortaron a las personas que se encontraban en la calle, a mantenerse en alerta y con las precauciones debidas para evitar consecuencias graves.

En las Avenidas Revolución y Constitución hubo un accidente entre un vehículo y un tráiler, el cual estuvo a punto de caer del paso a desnivel. 

Autoridades acudieron de inmediato al sitio ya que la pesada unidad comenzó a derramar diésel.

Árboles caídos, panorámicos derribados por las ráfagas de viento, estuvieron a la orden del día.

Por lo que las diversas corporaciones de Protección Civil de los diferentes municipios, estuvieron en máxima alerta durante la noche del sábado para atender cualquier contingencia derivada del fenómeno natural.

Hasta el momento las autoridades no habían reportado pérdidas humanas, solo daños materiales.

La dependencia estatal de Protección Civil, pidió a los automovilistas a extremar precauciones, ya que las ráfagas de viento fuerte podrían ocasionar desestabilidad en su vehículo y les recomendó que en caso de ser necesario se busquen rutas alternas.

Asimismo, a la población civil recomendó buscar sitios seguros como construcciones sólidas como casas o edificios, ya que el fuerte viento se puede arrastrar o lanzar objetos que podrían convertirse en proyectiles y ocasionar graves daños.