Funcionarios en Kitakyushu, en la sureña prefectura japonesa de Fukuoka, confirmarony que en los pasados nueve días ha habido casi 100 casos de coronavirus, por lo que aumentaron las restricciones ante el posible nuevo brote.

La ruta de infección de un tercio de ellos no se pudo identificar, sin embargo señalaron que una infección grupal está relacionada con una escuela primaria donde se contagiaron cinco alumnos, junto a otras tres escuelas del nivel básico que cerraron de nueva nueva cuenta.

El gobierno de esa prefectura indicó que aún es pronto para considerar si se vuelve a aplicar en esa área el estado de emergencia que se levantó hace más de una semanas, hecho que permitió la reapertura de las actividades comerciales en varias partes del país.

Los restaurantes han reabierto para un número limitado de personas que emplearán mesas a mayor distancia entre sí de la habitual, al igual que gimnasios y centros comerciales, además se instalarán más dispensadores de desinfectante.

En tanto, alumnos de más de mil 800 primarias y secundarias públicas en Tokio iniciaron clases después de una interrupción de tres meses, con algunos centros con menor asistencia en las clases presenciales y escalonado los horarios para evitar contagios.

El lunes, Yoshitoshi Nishimura, ministro de Economía a cargo de paliar la pandemia en el archipiélago, adelantó que el gobierno no espera rebrotes a solo una semana de haber reaperturado actividades, lo que ha despertado temores de que habría iniciado la segunda oleada de contagios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.