Con el propósito de salvaguardar la integridad de los regiomontanos y su patrimonio, las diferentes dependencias municipales se avocaron a vigilar la ciudad con motivo de las recientes lluvias.

     Desde la noche del martes, elementos de Protección Civil, Tránsito y Servicios Públicos, atendieron los daños que dejó la tormenta que azotó la zona metropolitana con saldo de árboles, cables de energía y anuncios caídos.

      Este jueves, al continuar las lluvias, se registraron encharcamientos en distintos puntos de la ciudad, lo que obligó a cerrar algunas vialidades principalmente en las zonas Sur y Norte.

       También se atendió un vehículo varado sobre la corriente en el cruce de las avenidas Aztlán y Hornablendas en la zona de San Bernabé, donde también intervino personal de Servicios Públicos para limpiar las rejillas pluviales. 

       Por su parte, personal del DIF municipal y por instrucciones del alcalde Adrián de la Garza, acudió a la colonia Fomerrey 1, donde los domicilios de cinco familias se vieron afectados por inundaciones debido a fallas en sus respectivos sistemas de drenaje.

       El gobierno de Monterrey los apoyó con alimentos y paquetes de limpieza, y a una de las familias también se les entregaron colchones.

      A su vez, las cuadrillas de las cinco zonas operativas de la secretaría de Servicios Públicos, además del área técnica, limpiaron un total de mil 271 parrillas, de las cuales se extrajeron poco más de 70 toneladas de basura.

      Aunque la lluvia fue copiosa y continua, ninguno de los arroyos que corren por Monterrey tuvo más del 25 por ciento de llenado de su capacidad.

       En caso de continuar las precipitaciones, la dirección de Protección Civil de Monterrey recibe sus reportes en el teléfono 51 02-89 17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.