Por Obed Campos

Cerillito: Empacador o embalador en tiendas y supermercados generalmente bien chavito o de la 3a edad que ayudan a los señores clientes a empacar sus compritas a cambio de una propinita…

Internet

No se necesita ser doctor en derecho para ver que las causas provocadas por los supuestos dichos del exencumbrado y ahora caído en desgracia Emilio “L”. por ser causa de la ruptura del sigilo al ser dispersadas en los medios de comunicación, carecen de valor legal, al menos en el sistema mexicano de justicia.

Pero más allá, muchos de los delitos de los que acusan a tantos y tantos personajes públicos ya prescribieron: no se puede perseguir eternamente a los malandros, ni aquí ni en China.

Y la gran pregunta es, a qué se va a dedicar el señor “L”. cuando acabe este circo, que no proceso.

Seguramente tendrá que permanecer como testigo protegido, cuya figura no está muy clara en la legislación mexicana.

Y para que se entretenga y no se aburra, en la nueva casa de interés social en la que lo van a asignar, pues pueden conseguirle un puesto de cerillito en alguna tienda o comercio, ahora que se levante la cuarentena… Porque, ¿de qué más podrá trabajar ese hombre?

O a lo mejor y me equivoco, y “L”. como en la canción del borracho y el cantinero, tiene su vida asegurada.

Becado en Seguridad Pública

Ayer que escribí de Gerardo Morán, nombrado secretario de Seguridad de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, pese a que estuvo preso en el Penal por un abuso de confianza de 63 mil pesos, me dijeron que me quedé corto.

Me platican que efectivamente en el año 2018 fue cesado de su cargo de director de Investigación de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado por no pasar las pruebas de confianza… Pero.

Que por órdenes de Pablo Tamargo, suerte de jefe de inteligencia de la corporación, y apoyados en el sigilo con los que Seguridad Pública protege los datos de su nómina, mantuvieron a Morán trabajando en el C5, o Centro de Coordinación Integral o también Centro de Control, Comando, Comunicación, y Cómputo.

La pregunta es si Aldo Fasci, secretario de Seguridad Pública del Estado y quien firma los cheques, estaría enterado.

obed@sdpnoticias.com
@obedc