Por Francisco Tijerina Elguezabal

“Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?” // Arturo Graf

A fin de dar cumplimiento a sentencias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que establecen que se deben idear medidas para que las personas privadas de libertad pero sin sentencia puedan sufragar en los comicios, el INE está diseñando un programa piloto para la elección de diputados federales el próximo año.

Y sí, suena muy bien y se apega a los que defensores de la democracia y de los derechos humanos han impulsado por largo tiempo, pero la idea tiene demasiados “peros”.

Por principio, para nadie es un secreto que las cárceles en México, como en muchos otros países, se manejan con autogobiernos de grupos de internos que imponen su propia ley por encima de las autoridades formales penitenciarias. En este sentido vale la pena preguntar, ¿no podrían esos gobiernos internos incidir en el sentido del voto en cada cárcel para favorecer a candidatos o partidos?

¿Cómo esperan nuestros sesudos consejeros del INE, así como los impulsores de estas propuestas, que los candidatos les hagan llegar a “esos” votantes sus proyectos e ideas?

Es muy loable que las organizaciones promoventes y que la propia autoridad electoral se preocupe por brindar a quienes privados de su libertad, pero sin sentencia, la oportunidad de ejercer su derecho constitucional a votar, pero aquí yo me pregunto, ¿y si en lugar de preocuparse por el efecto le pusieran tantitas ganas y atacasen la causa? ¿Qué quiero decir? Que si en lugar de defender el voto de los presos sin sentencia promovieran una justicia más expedita, para que cada vez menos reos en esta condición estuviesen en las cárceles.

Esto que planteo sería más económico y sencillo, cumpliría con la ley y pondría en menos riesgos a la democracia.

Nuestros funcionarios electorales están como decía mi abuelo Gilberto: “Míralo, ahí va, como las burras, por la incomodidad”.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.