Por Jorge Narváez

“Tigreleada”, es la nueva palabra que se añade al diccionario del futbol mexicano. Significa ser empatado o superado en el resultado casi al concluir el partido por echarse hacia atrás cuando el equipo va ganando.

La afición ya no da crédito a lo que está pasando con Club Tigres. Sale al terreno de juego con toda la actitud y ganas de obtener el triunfo. Aunque André-Pierre Gignac hace lo necesario para tener la ventaja en el marcador, en los últimos minutos del partido se han complicado para los jugadores felinos: o los empatan o, en el peor de los escenarios, los remontan.

El cierre de juego está siendo un dolor de cabeza para los seguidores, y para Ricardo Ferretti, y debería serlo para los jugadores, que también tienen parte de responsabilidad. Parece broma que ya sean cinco partidos los que terminan de esa manera. Algunos dirán que para el segundo partido el Tuca tuvo que ajustar tuercas y en el tercero ya no deberían de tener ese problema, ¡pero pasó lo mismo!, y el escenario se está mostrando complicado.

Algunos le achacan toda la responsabilidad al Tuca, sobre todo porque piensan que Leonardo Fernández será la solución. Desde que llegó la afición ha estado “duro y dale” con colocarlo de titular, pero ¿quién es el director técnico?, ¿quién ha hecho un equipo ganador sin Leo Fernández?, ¿quién ha puesto al club entre los grandes?

La situación que atraviesa Tigres no debería de existir ya. Estoy de acuerdo en que los errores en balón parado ya no deberían ser parte del problema táctico, sin embargo, no comparto la idea de meter a Leo Fernández como solución. Hay una razón por la cual no ha sido titular y que sólo Tuca la sabe. Quizá es porque aún le falta técnica para acoplarse al sistema de futbol. Ya lo vimos en acción junto a Gignac, y aunque cumplió, quedó a deber. Quizá también es por la falta de oportunidad.

Aunque, eso sí, todo inicio tiene un final y tal vez a Ricardo Ferretti se le acaban las ideas para generar un buen fútbol.

Aquí todos tienen responsabilidad. Tantas veces se le ha recriminado a Carlos Salcedo sus errores en el campo y que esos errores han costado resultados. Javier Aquino, que ya no aporta lo que antes dio al equipo. En fin…, aquí para todos hay y tal parece que todos pueden quedarse callados cuando se gana.

“Tigreleada”, se incluye al diccionario del futbol, pero no sustituye al concepto “cruzazuleada”, esta sigue siendo la “number one”.

Fotografía: Mexsport/ SDP

@SoyJorgeNarvaez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.