Tras las repentinas lluvias que se registraron durante la tarde del jueves en la ciudad de Monterrey, las afectaciones viales no se hicieron esperar, principalmente en el centro y al sur de la ciudad, mismas que fueron atendidas de inmediato por elementos de Protección Civil municipal.

Una de las afectaciones fueron los encharcamientos generados en Lázaro Cárdenas y Garza Sada, lo cual repercutió en el cierre del paso vehicular en el vado a la altura del Parque Canoas, mismo que fue reabierto una hora después.

Así mismo, debido a los intensos vientos en la calle Capricornio, en la colonia Contry, los elementos de PC municipal atendieron un cable de alta tensión que cayó sobre tres vehículos estacionados y que consumió en su totalidad a dos de los autos, acción que también fue atendida por bomberos de Monterrey y que no reportó personas lesionadas.

Las ráfagas de viento provocaron la caída de la marquesina de una tienda en una plaza comercial sobre Garza Sada.