Por Francisco Tijerina Elguezabal

“El exceso es el veneno de la razón.” // Francisco de Quevedo

Como humanos cometemos errores y nadie está a salvo de eso, pero una cosa es una equivocación o yerro y otra, muy distinta, un exceso cargado de premeditación, alevosía y ventaja.

A Pesquería, Nuevo León, le llegó el crecimiento, el dinero y los problemas de sopetón hace algunos años con la instalación de Kia y tristemente con el paso del tiempo no ha contado con autoridades al nivel que exigen los nuevos tiempos.

Vea usted lo que le digo: la semana anterior un grupo de alcaldes novedosos, copiones y bastante faltos de creatividad, encabezados por el edil de Pesquería, se organizaron para formar el grupo “G-15” (hombre, qué talento, que idea tan brillante, a nadie se le habría ocurrido) y unidos exigirle al Gobierno del Estado les apoyara con más dinero para obras y cubrir necesidades.

Los presidentes municipales se organizaron un desayunito con el Gobernador y ahí le torcieron la mano y consiguieron su propósito; llevaron a la prensa en pleno para armar el show y salieron en las fotos y el video lloriqueando como Magdalenas por la falta de recursos para atender sus municipios.

Y uno en ese punto se podría tragar el cuento de que están amolados por el asunto de la pandemia (aunque la verdad los municipios no le ponen muchos centavos al tema porque lo atienden la Federación y el Estado), pero bueno y todo muy bien, hasta que…

Hasta que llega el domingo y en un periódico nacional adviertes un costosísimo desplegado pagado de media plana anunciando los logros y avances de Pesquería y su alcalde. ¿Pues no que no había dinero? ¿De dónde salió y quién pagó por algo que no resultó nada barato?

El anuncio, publicidad, propaganda, desplegado, inserción o como quiera llamarle, termina siendo más que un exceso o un abuso, una verdadera mentada de madre para los habitantes de Pesquería, esos que no tienen servicios, esos a los que les hacen el feo, esos que no son recibidos por el alcalde y sus funcionarios, argumentando lo mismo de siempre: la falta de recursos.

No se puede el jueves pregonar de pobre y el domingo salir con una publicidad de esos tamaños porque además de un exceso y una absoluta y total incongruencia.

Es una pena que en tiempos de la pandemia y cuando existen tantas necesidades que existan políticos con esa falta de visión y ese nivel de egolatría… y todo porque le dijeron que podría ser candidato a gobernador y él se lo creyó.

ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.