El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, informó este jueves el cierre de la frontera con Lituania, Polonia y Ucrania. Así mismo, señaló que enviará la mitad del ejército de su país para reforzar la protección fronteriza.

«NOS VEMOS OBLIGADOS A RETIRAR LAS TROPAS DE LAS CALLES Y A CERRAR LA FRONTERA ESTATAL CON OCCIDENTE, PRINCIPALMENTE CON LITUANIA Y POLONIA. NOS VEMOS OBLIGADOS A FORTALECER LA FRONTERA ESTATAL, CON GRAN PESAR NUESTRO, CON NUESTRA FRATERNAL UCRANIA», DECLARO LUKASHENKO.

Y es que, de acuerdo al mandatario estos tres países y la República Checa, son “satélites” de Estados Unidos, que lo ayudan para desestabilizar a su país.

Además, Lukashenko pidió a los ciudadanos de Lituania, Polonia y Ucrania “detener” a sus políticos y oponerse al “estallido de guerra”.

Agregó también que la “guerra relámpago” para tomar el control de su país fracaso y anticipo que en Bielorrusia no se dará un escenario como ese.

Las declaraciones del presidente bielorruso se dan después de que el ejército de Ucrania y la OTAN iniciaran maniobras conjuntas cerca de sus fronteras.

En dichas maniobras participan más de 4 mil soldados y se extenderán hasta el 25 de septiembre.

Cabe señalar que Bielorrusia vive una ola de protestas importantes desde las pasadas elecciones del 9 de agosto, en donde según los resultados oficiales Lukashenko retuvo el poder con más del 80% de los votos.

Sin embargo, la oposición ha cuestionado los resultados electorales y han llevado a cabo multitudinarias protestas.