La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñezrenunció a su candidatura a un mes de que se celebren los comicios, en un intento para evitar que el partido Movimiento Al Socialismo (MAS) recupere el poder.

A través de un mensaje televisado, la política derechista comunicó su intención de abandonar la contienda por la presidencia para “cuidar la democracia”, explicando que existía el riesgo de que se dividiera el voto entre diversos candidatos para la elección del 18 de octubre, recupera la agencia AFP.

Jeanine Áñez estuvo acompañada por el candidato a la vicepresidencia, Samuel Doria Medina, así como otros aliados políticos donde convocó a la unidad contra el partido del expresidente Evo Morales, cuyo abanderado es el favorito en los sondeos rumbo a la elección presidencial de Bolivia.“Si no nos unimos, vuelve Morales; si no nos unimos, la democracia pierde; si no nos unimos, la dictadura gana”Jeanine Áñez. Presidenta interina de Bolivia

Su salida coincide con la divulgación de una encuesta que la posicionaba en el cuarto lugar con apenas el 7 por ciento de la intención del voto, por debajo de Luis Arce quien acapara el 29.2 por ciento, el expresidente Carlos Mesa con 19 por ciento y el líder cívico regional Luis Fernando Camacho que tiene 10.4 por ciento.

Su posición significaba que no tenía posibilidad de ganar ni pasar a la segunda vuelta. Áñez asumió la presidencia en noviembre de 2019 y aunque prometió dirigir un gobierno de transición, en enero de 2020 anunció su postulación, decisión que fue criticada tanto por adversarios como por aliados.