Tras la muerte de dos integrantes de la Comunidad Indígena en Nuevo León, a manos de Policías de Fuerza Civil, 11 Asociaciones que apoyan este sector de la población manifestaron su repudio a este tipo de acciones, al calificarlas de discriminatorias y racistas.

Carmen Farías de la Asociación de Zihuame Mochilla, condenó los hechos “inadmisibles”, en donde también resultaron heridos Jaime Santiago, Venancio Santiago y Felipe Martínez.

“En un total abuso de autoridad y uso desmedido de la fuerza, dispararon en contra de las personas que se encontraban desarmadas y conviviendo de manera pacífica sin que mediara razón alguna”.

“Exigimos a las autoridades tomar cartas en el asunto, y de tener las pruebas, castigar a los agentes involucrados”, agregó.

Es de mencionar, que los dos fallecidos originarios de la Huasteca Potosina, ingerían bebidas en una finca, y allí sucedió el ataque después de que los uniformados los intentaran revisar. 

En este sentido, exigieron a las Autoridades Estatales tomar cartas en el asunto y detener las agresiones en contra de la ciudadanía.

Lo anterior, aunado a la reparación del daño para las familias de los fallecidos y de los heridos y particularmente, la remoción de sus cargos, de los elementos que participaron en el ataque.

Por su parte, Galileo Hernández, de Procuración de Justicia Étnica manifestó que “seguramente hay discriminación, el lugar donde sucedieron los hechos era un lugar solo, no transitado.