Por Obed Campos

Tras la noticia ayer tarde de que el presidente Donald Trump y su esposa Melania están infectados de Covid-19, muchos se hicieron la justa pregunta:

¿La habrán librado su contrincante Joe Biden, de 77 años, y el periodista Chris Wallace, quien moderó el debate de antenoche?

Para los que presenciamos el debate, como siempre, vimos las ráfagas con las que expresó su desesperación Trump, quien no sabe debatir, pero tampoco perder, por lo que es razonable pensar que su saliva pudo haber alcanzado a los ahí presentes.

¿Se someterán a un análisis los interfectos? Yo no lo creo.

Al menos del lado de Biden deben de estar bailando en un penny, celebrando que lo que probablemente lo que no pudieron hacer los caros estrategas y las redes sociales, lo venga a hacer el virus del Covid-19, esto es, parar a Trump.

Pero hay noticias: Trump puede entrar en el panteón del martirio y convertirse en una suerte de santo para su feligresía, y, enfermo y todo, arrasar en las próximas elecciones.

En todo caso el que había de tomar el evento como una señal, es el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien se ha negado férreamente a usar el tapabocas.

AMLO, tan dado a los refranes, había de recordar ahora aquel que dice que cuando veas las barbas de tu vecino cortar… pongas las tuyas a remojar.

DESAPARECE DELEGADA

A la que no le han visto ni el polvo es a la delegada del IMSS en Nuevo León, Karla López López, quien al menos desde agosto pasado no da la cara ni para eventos de socialitos, menos para enfrentar los problemas (que son muchos) del instituto en el estado.

En tiempo de guerra los generales no se esconden en las trincheras, y eso es precisamente lo que López López hace en tiempos de plena crisis por coronavirus.

obed@sdpnoticias.com
@obedc