La Secretaría de Seguridad Pública del Estado recibió otra Recomendación de parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos por  actos atribuibles a elementos policiales de Fuerza Civil, en agravio de una persona indígena otomí, cuyo domicilio allanaron sin orden de cateo para interrogarlo.

De la investigación que se lleva a cabo se desprende que el pasado 12 de agosto, el personal policial ingresó al domicilio de la víctima sin autorización, ni mandato judicial, para interrogarlo sin motivo alguno.

En el informe que los policías presentaron negaron haber participado en los hechos, sin embargo, la CEDH obtuvo las evidencias que acreditan los hechos de queja.

En este sentido, la Comisión Estatal de Derecho Humanos concluyó que hubo responsabilidad por la violación a los derechos de la honra y dignidad, por injerencias arbitrarias en el domicilio, así como el derecho de las personas indígenas, por obstaculizar vivir en paz y seguridad como pueblos distintos.

Por lo anterior, se solicitó a la autoridad estatal dar continuidad al procedimiento administrativo iniciado para determinar la responsabilidad de los policías involucrados.

También capacitar en materia de derechos humanos, con especial acentuación en los derechos de las personas indígenas; establecer protocolos para que la información recabada en las bitácoras de servicio y partes informativos de la Institución Policial Estatal Fuerza Civil, esté coordinada con el área de inteligencia, de operaciones y el C-5.

Así como girar las instrucciones para que la información que se proporcione relacionada con la ubicación de las patrullas, en un momento y lugar determinados, sea oportuna y congruente.