La justicia de Reino Unido negó a Juan Guaidó el acceso a 30 toneladas de oro venezolano que se encuentran depositadas en el Banco de Inglaterra.

El Tribunal de Apelaciones, en Londres, anuló la decisión judicial previa que en julio reconoció al líder venezolano como el único capacitado para determinar sobre el destino del oro que es reclamado por el Gobierno de ese país.

Desde mediados de septiembre, Venezuela apeló la decisión del tribunal que reconocía como titular del Gobierno al autoproclamado “presidente encargado” Juan Guaidó y no a Nicolás Maduro.

Ante ello, la Corte de Apelación ordenó que realizar una investigación en profundidad para determinar a quién pertenece el oro.

En julio de 2019, el juez del Tribunal Superior británico, Nigel Teare, manifestó que Guaidó era “inequívocamente” el “presidente interino constitucional” de Venezuela.

De esta manera, dijo que su administración “ad hoc” era la que podía acceder a las reservas del oro venezolano que se encuentra en el Banco de Inglaterra.

Ante tal decisión, el Banco Central de Venezuela (BCV), presidido por Calixto Ortega, que lleva dos años intentando recuperar 30 toneladas de oro de la reserva nacional que están en Reino Unido, decidió apenar la determinación, la cual fue catalogada como “absurda e insólita”.

Ye n mayo de este año, presentó una demanda contra el bancolondinense porque quiere obtener y vender parte de su oro para transferir los recursos al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y así adquirir alimentos y medicinas necesarios para la lucha contra la pandemia del coronavirus.

En tanto el Banco de Inglaterra afirma encontrarse atrapado entre dos grupos rivales que le dan instrucciones contradictorias y pidió a la justicia que, antes de decidir el destino final del oro, se resuelva como cuestión preliminar quién tiene su control.

Al considerar como ambigua la declaración del entonces ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, que en febrero de 2019 reconoció a Guaidó como “presidente interino de Venezuela”, la Corte de Apelación estimó que el ejecutivo de Londres podría seguir reconociendo “de facto” a la administración de Nicolás Maduro.