Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@gmail.com

@ruizjosejaime

En una entrevista que pasó de noche en Monterrey, la diputada federal Tatiana Clouthier le contesta al columnista de Milenio Ricardo Raphael:

“Pregunto finalmente a Tatiana Clouthier sobre sus ambiciones políticas en Nuevo León. ¿Se postulará como candidata a la gubernatura?

‘Claro que me encantaría, pero percibo turbulencia en el vuelo hacia allá. No está claro que haya condiciones para eso.’

Responde sin responder: si Morena se vuelve un partido ‘rinconero’ no habrá lugar para ella en las contiendas por venir. En sentido inverso, si la apuesta aperturista gana en las encuestas, ella, aun sin estar afiliada a ese partido, tendría alguna oportunidad.”

En este momento, Tatiana no es la candidata de Morena a la gubernatura de Nuevo León, lo es la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores. La “turbulencia” en el vuelo no significa otra cosa que el dedazo del presidente Andrés Manuel López Obrador. Morena no va a elegir a sus candidatos a las gubernaturas, lo hará Andrés Manuel.

Es significativo el espaldarazo al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, durante la gira presidencial por Sonora. Cuando estuvo en Nuevo León López Obrador no hizo ningún guiño, ningún espaldarazo a Clara Luz o a Tatiana, a pesar de que se especuló de que inauguraría un Banco del Bienestar en Escobedo. Clouthier tiene razón, no está claro que haya condiciones para su candidatura.

Por lo demás, hasta ahora Morena tenía amarradas coaliciones nacionales con el PT y el Partido Verde. Tampoco está claro que esas alianzas se concreten en Nuevo León. El PAN tuvo un respiro cuando la Comisión Estatal Electoral difirió las coaliciones a noviembre, ahora puede seguir sus negociaciones con Movimiento Ciudadano (proponiendo a Luis Donaldo Colosio) o con Ildefonso Guajardo. Aliarse con el PRI de Rodrigo Medina no es sumar, es restar. Enrique Alfaro y Dante Delgado deberán de reconsiderar la candidatura de Samuel García.

La desesperación empieza a manifestarse en el PRI medinista al pagar encuestas balines que luego son reproducidas en columnas presumiblemente compradas, como la de hoy de Miguel Ángel Vargas en Milenio. Ya lo decía Giovanni Sartori: “La sondeo-dependencia es la auscultación de una falsedad que nos hace caer en una trampa y nos engaña al mismo tiempo”. ¿Qué necesidad tiene Adrián de la Garza de autoengañarse?

Tiempo nublado, turbulencia. Octubre pasa rápido, como sus bellas lunas.