Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

El hecho

“El PRI de Nuevo León se declaró listo en el arranque del año electoral rumbo a las elecciones del 2021 con una doble sesión extraordinaria del Consejo Político Estatal en la que se definió el método de postulación para gobernador, diputados locales y ayuntamiento.

“En el caso de los candidatos a la gubernatura del Estado será a través de la Convención de Delegados; y para Diputados y Ayuntamiento será a través de la Comisión de Postulación de Candidaturas.”

Las implicaciones

Los acuerdos del PRI medinista dejan fuera a los demás priistas. Es un golpe, más que de autoridad, de desprecio de Rodrigo Medina en contra de Ildefonso Guajardo (y de otros exgobernadores) quien, dadas las circunstancias y como no le favorecerá el “dedazo”, ya puede optar por otros caminos. Ayer el PRI “oficializó” las candidaturas de Adrián de la Garza para la gubernatura y Francisco Cienfuegos para la alcaldía de Monterrey.

El PRI medinista sepultó al PRI en Nuevo León. A Rodrigo Medina sólo le queda allegarse a los alcaldes metropolitanos, sumar a Monterrey y Juárez las alcaldías de Apodaca y Guadalupe, imprescindibles para la próxima elección. Las negociaciones implican el uso electoral de los vástagos de César Garza Villarreal y Cristina Díaz, una especie de secuestro político (no es casualidad el ascenso de David de la Peña Marroquín a la Secretaría Técnica del Consejo Político Estatal).

Al ser excluidos, el PRI no-medinista abre sus opciones con Morena, el Partido Verde y el PT. Falta ver la decisión de Ildefonso Guajardo si continúa por la libre o llega a un acuerdo con Movimiento Ciudadano y/o el PAN.

La desmesura

Este PRI del exgobernador Rodrigo Medina, ¿postulará a Rodrigo Medina y a Ivonne Álvarez a un cargo de elección popular?