El Departamento de Silvicultura de Virginia ha emitido una alerta a la población luego de recibir varios reportes por una plaga de orugas peluche (Megalopyge opercularis) que ha inundado la costa este de Estados Unidos.

De acuerdo a la Universidad de Michigan, las orugas peluche son consideradas las más tóxicas de Estados Unidos ya que poseen en todo su cuerpo espinas venenosas que simulan pelo -de ahí su nombre-.

Lo expertos afirman que, en caso de contacto directo con la piel, las espinas de la oruga peluche pueden provocar distintas reacciones como vómitos, hinchazón, comezón fiebre, náuseas o inducir a un estado de shock.

Esta pequeña oruga peluche que puede llegar a medir hasta 5 centímetros, es en realidad la larva de una polilla de franela del sur pero, en su estado de oruga se le considera un peligro para las personas. 

De acuerdo a la información publicada en Facebook, la plaga de oruga peluche se encuentra regularmente en parques y construcciones debido a que su alimento principal son las hojas de roble y olmo.

Asimismo, las autoridades de Virginia han advertido que de toparse con la oruga peluche lo mejor es dejarla en paz aunque, en caso de haber tenido contacto con alguna de sus púas venenosas es mejor lavarse el área afectada para eliminar los pelos que pudieran quedar en la piel.

No obstante, las personas que sean sensibles a las picaduras de las orugas peluche o de cualquier otro insecto, se recomienda buscar atención médica de inmediato dependiendo de la reacción causada.

De hecho, una mujer llamada Crystal Spindel Gaston reportó al The Daily Progress su experiencia al toparse cara a cara con una oruga peluche quien fue picada; describió la sensación como un cuchillo ardiente pasando lentamente por su pantorrilla.

La mujer tuvo que ser llevada a emergencias para tratar la picadura del insecto y tardó alrededor de tres días en sentirse mejor y recuperarse por completo tras esta experiencia con la oruga peluche.