Por Jorge Narváez

No hay duda que Tigres Femenil y Rayadas siguen con la mecha encendida, la han mantenido así desde que comenzó el torneo de mujeres.

En este Guardianes 2020 se están aventando un tiro para estar en los primeros lugares de la tabla general, pero además ya les gustó eso de las goleadas. Es curioso que en este torneo haya muchos goles anotados, quizá sea por el estilo de juego, pero es exageradamente marcada la diferencia de goles.

En la situación de Tigres, que de momento marcha en primer lugar, tiene 23 goles de diferencia. Aunque pudiera pensar que ese beneficio les puede durar mucho tiempo, lo cierto es que no es así, pues Chivas tiene dos menos que las felinas. Tal escenario obliga a las Tigrillas seguir con esa mecha encendida por un tiempo más, de lo contrario en un parpadeo se les puede complicar en qué posición quedará en la tabla o su pase a la Liguilla.

Rayadas disfruta de una situación similar. Están en el tercer lugar con un punto de diferencia del primer sitio. Ha mantenido una buena racha con sus jugadoras clave como Valeria Valdez, Daniela Solís, Rebeca Bernal, entre otras.

Sin embargo, el esfuerzo de las mujeres por sobresalir, por crear un espectáculo dentro de la cancha, tal parece que aún no es suficiente. El apoyo y las circunstancias de paridad aun están en la etapa de proceso. Sin duda ha avanzado el apoyo y la proyección, pero algo que no les beneficia es el calendario, el rol de partidos, el horario y recientemente la pandemia.

Bien lo dijo Nayeli Rangel, los juegos del equipo albergan a más aficionados que algunos equipos de la Liga MX. Con esas palabras de reto y también de aliento, consiguió sin duda los seguidores del equipo estuvieran en el estadio cada vez que Tigres Femenil jugara como local, pero se atravesó la Covid-19 para arruinar un posible estadio.

Tiene razón en destacar que Nuevo León tiene el récord de asistencia a un estadio en un partido de la Liga Femenil. Coincidimos en que se nota disposición de los regios para sumarse a la paridad de género, por lo menos en la actividad futbolística. Asisten a los partidos de las damas del balompié. Podemos sentirnos satisfechos, aunque todavía no orgullosos. De las futbolistas también depende que esa actitud de la afición se disperse más allá de los estadios. Tienen muchos obstáculos, como las propias directivas que muchas veces subvaloran a las mujeres en el futbol y promueven más a sus estrellas masculinas, con menos esfuerzo y más pose. Y claro, también tienen el obstáculo de la programación inadecuada de los partidos.

Pronto abrirán los estadios. La afición está ansiosa de volver a las sedes deportivas para distraerse del encierro y puede que el aforo permitido para los partidos de las mujeres llegue a su capacidad máxima. Ahí está una oportunidad más para cambiar que “las” estrellas del futbol pueden brillar tanto o más que los “estrellos”, que muchas veces se conocen más por sus escándalos que por su desempeño en la cancha.

Fotografía: @TigresFemenil

@SoyJorgeNarvaez