Sin acatar del todo las recomendaciones de sanidad emitidas por las autoridades estatales, el día de ayer inició la temporada de peregrinaciones con múltiples recorridos rumbo a la Basílica de Guadalupe, ubicada en la Colonia Independencia. 

Poco despues de las 18:00 horas comenzaron a arribar las primeras peregrinaciones al recinto religioso, procedentes de diversos puntos autorizados como sitios de salida para los contingentes.

Aunque los danzantes cumplían con uso de cubrebocas, el distanciamiento fue imposible, aunado a que se podían apreciar grupos de hasta 30 personas, esto debido a que las autoridades no detallaron la cantidad a la que se referían con el término “Grupo pequeño”.

También se pudieron observar entre los grupos a niños y personas de la tercera edad, siendo que estos están considerados como personas vulnerables ante el Covid-19.

Otras de las problemáticas que se presentaron fue que le gente acudía a observar el paso de los contingentes, lo que propiciaba que la “sana distancia” brillará por su ausencia, aunado a que muchos no portaban cubrebocas.

Las filas de las peregrinaciones eran de gran magnitud a tal grado que casi llegaban hasta la avenida Morones Prieto, provocando un intenso caos vial en calles circunvecinas, donde las autoridades de tránsito brillaron por su ausencia.

Por su parte, las autoridades de la Arquidiócesis de Monterrey, sólo permitían el ingreso de dos personas por grupo, a la par de que los grupos de danzantes ingresaban al recinto haciendo un recorrido a manera de circuito para posteriormente salir por otra puerta y con ello evitar mayores aglomeraciones.

Respaldará Monterrey peregrinaciones

Con la anuencia a nivel estatal para que se lleven a cabo las peregrinaciones en la ciudad, aunque con ciertas restricciones, el acalde de Monterrey, Adrián de la Garza, aseguró que estarán al pendiente de las indicaciones oficiales para procurar que dicha actividad se realice con las medidas de seguridad necesarias.

“Me da gusto que escuché por ahí una declaración de la autoridad de salud del Estado que dice que se van a permitir con ciertas características las peregrinaciones“.

“Una vez que estemos con la notificación oficial de los cuidados que se tienen que llevar a cabo a la hora de poder otorgar los permisos para que se puedan hacer estos actos religiosos, vamos a estar atentos a que se cumplan con estas disposiciones de salud”, mencionó de la Garza.

Asimismo, aseguró que el municipio mantiene una relación constante con la arquidiócesis, con quienes también mantendrán el dialogo a fin de acatar las medidas necesarias para esta temporada de peregrinaciones.

El edil aprovechó para resaltar que los comercios que acostumbran a colocarse a los alrededores de la Basílica de Guadalupe, también deberán seguir las indicaciones que ya se han dado a conocer y que tienen que seguir los estándares que la Secretaría de Salud ha determinado.

“Vamos a estar vigilantes. También de la gente que nos pueda ayudar a reportar los negocios que nos digan esas indicaciones y poder actuar en consecuencia”, señaló el munícipe.