Veterinarios de la Administración de Dinamarca de Veterinaria y Alimentos han sacrificado a 2.5 millones de visones en el norte del país, luego de que se reportaron casos de Covid-19 en al menos 63 criaderos.

Visones que están sanos, pero viven en un criadero donde otros animales de su especie están enfermos, también deben ser sacrificados, informó el funcionario danés Flemming Kure Marker, quien añadió que los sacrificios podrían llevar varios meses, dependiendo de cómo avance el nuevo coronavirus.

Si un granjero impide el paso a las autoridades, estas podrán entrar a la fuerza. Así le sucedió a uno que les negó el acceso, por lo que la Administración rompió un candado para entrar.

El gobierno indicó que los criadores con visones saludables recibirán una compensación del 100 por ciento; quienes tengan animales enfermos recibirán una cantidad menor como incentivo para proteger a sus criaderos.

Dinamarca es uno de los mayores exportadores de visones del mundo (especialmente a China y Hong Kong) y produce alrededor de 17 millones de pieles al año. Kopenhaguen Fur, una empresa con mil 500 criadores, representa el 40 por ciento de la producción mundial de visones.

Visones y Covid-19

Hasta el momento científicos desconocen cómo es que estos animales fueron contagiados con el virus SARS-CoV-2 y si los que portan el nuevo coronavirus pueden infectar a las personas.

Autoridades en Holanda afirman que algunos empleados se contagiaron a través de visones. En agosto pasado se ordenó terminar con la crianza de visones por tres años a partir de 2021 por las posibles infecciones de Covid-19.

En Polonia, otro importante exportador de pieles, analizan una ley para prohibir la existencia de criaderos; algunas personas se han opuesto debido a que muchas se quedarían sin empleo.

Los visones son una de las especies en peligro de extinción.