El senador de Brasil, Chico Rodrigues, fue detenido por autoridades en una redada policiaca, y se le encontró dinero en el trasero.

Reuters informó que el dinero le fue encontrado al senador entre las nalgas durante la redada. La detención se dio en medio de una investigación por el mal uso de recursos para hacer frente a la pandemia de coronavirus Covid-19.

Rodrigues representa al estado brasileño de Roraima en el Senado y fue elegido director adjunto de la gestión de la agenda del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, que fue electo gracias a su campaña que se centró en contra de la corrupción de pasadas administraciones.

Rodrigues dijo que su cara fue registrada sin ofrecer mayores detalles. Además negó haber cometido delitos y explicó que en sus 30 años de carrera político siempre se ha manejado con limpieza.

El gabinete de Rodrigues no respondió a solicitudes de Reuters por el dinero que se encontró en el trasero del senador. El incidente fue difundido de manera amplia en los periódicos de Brasil y en los portales digitales, así como de televisión y radio, citando fuentes anónimas.

La Policía Federal, que se encargó de la redada, se negó a hacer comentarios referentes al hallazgo, aludiendo confidencialidad de las indagatorias. Sin embargo, en un comunicado el miércoles 14 de octubre confirmó que había efectuado redadas como parte de una investigación por el mal uso de fondos del congreso dirigidos al secretario de Salud de Roraima, para atender la pandemia de coronavirus Covid-19.

Jair Bolsonaro declaró el jueves 15 de octubre que la redada policial era prueba de que su gobierno combatía la corrupción. Además dijo que en su gobierno no existe la corrupción y se lucha contra esta, sea quien sea el que la cometa.

Sin embargo, las credenciales de Jair Bolsonaro como paladín anticorrupción se han debilitado desde su campaña presidencial. Esto porque su ex ministro de Justicia, Sergio Moro, acusó haber renunciado a principios de 2020 porque Bolsonaro había tratado de interferir en una investigación para obtener un beneficio personal.

Bolsonaro niega la acusación, pero Moro es conocido por su dura postura ante la corrupción, lo cual le ha valido la popularidad en Brasil.

Además se investiga al hijo de Bolsonaro por corrupción en Río de Janeiro. El mandatario y su hijo han negado haber sido parte de algún ilícito.