Ante la difícil situación que enfrentan los propietarios y trabajadores de salones de fiestas infantiles por la pandemia, el Congreso Local aprobó un exhorto al Gobierno del Estado para que, a la brevedad respalden con apoyo la sostenibilidad económica de estos establecimientos. 

Mirna Grimaldo Iracheta, diputada del PAN dijo que era necesario e indispensable la autorización para que estos negocios puedan abrir con la finalidad de generar la reactivación económica gradual en el estado. 

“La pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud el pasado 13 de marzo del 2020, ha transformado la forma de vida de todos los ciudadanos y de todo el mundo entero”. 

“No sólo obligó a las autoridades neolenesas a emitir medidas para prevenir los contagios de coronavirus, sino también a tener que cambiar nuestros hábitos y desde luego el ritmo de vida”, declaró la congresista. 

La panista explicó que ante estos sucesos, poco a poco las medidas de restricción en movilidad y economía se han ido disminuyendo, permitiendo que algunos comercios vuelvan a integrarse conforme a los porcentajes y protocolos establecidos por la Secretaría de Salud. 

“Desde el pasado 17 de marzo del presente año y derivado de la declaración emitida por el Ejecutivo… trajo consigo como consecuencia que más de 250 salones de fiestas infantiles ubicados en la ciudad de Monterrey y otros municipios del área metropolitana, dejaran de operar de manera indefinida”, agregó.