De nueva cuenta trabajadores y dueños de salones de fiestas infantiles en Nuevo León protestaron el día de ayer para pedir su reapertura.

Los trabajadores vestidos de blanco y acompañados por botargas realizaron una marcha iniciando frente al edificio de la Secretaría de Salud, ubicado en Matamoros y Escobedo.

Posteriormente el contingente marchó hacia el Palacio de Gobierno para hacer entrega de un escrito al Director de Gobierno, Antonio Chávez.

De acuerdo a los trabajadores en lo que va de la contingencia han cerrado poco más del 25 por ciento de los salonesde fiestas de manera definitiva.

Según los manifestantes, los efectos de la pandemia y la restricción a su reactivación, han ocasionado que el 25 por ciento de los salones infantiles hayan tenido que cerrar de forma definitiva y su vez puntualizaron que por lo menos 5 mil personas se han quedado sin empleo dado el cierre.

 “Buscamos una pronta repertura, sabemos que están anunciando rebrotes, que están anunciando muchas cosas y nosotros comprendemos, pero de igual manera queremos que se pongan en nuestros zapatos, son 5 mil personas desempleadas”, mencionaban.

Asimismo, aseguraron que el Gobierno Estatal prometió que se les brindaría apoyo económico y alimenticio para poder sustentar los estudios de sus hijos, la renta y los servicios de sus salones