El gobierno federal dio a conocer el desfalco por más de 2 mil millones de pesos que se produjo a las finanzas públicas por la creación de un programa para la instalación de bebederos enescuelas del país, a través del uso discrecional de fideicomiso público creado en 2014.

En la conferencia mañanera del presidente AMLO, José Antonio Álvarez Lima, director de Canal Once, presentó las irregularidades de posible corrupción detectadas en el programa lanzado en 2014 para la instalación de los bebederos, el cuál tenía como objetivo la habilitación de 31 mil 279 unidades, pero al final sólo se instalaron 20 mil 543bebederos.

De acuerdo con la exposición de Álvarez Lima, quien dijo que el programa tenía un “fin noble” pero se perturbó en su ejecución, cada uno de los bebederos fue adquirido en 150 mil pesos, esto sin un estudio de mercado previo y con la contratación de empresas sin experiencia comprobada en ese tipo de obras.

Los recursos fueron tomados del “Fideicomiso de Escuelas de Excelencia para Abatir el Rezago Educativo”, y la unidad ejecutora de las obras fue el Instituto Nacional de Infraestructura Fiscal Educativa. En total, Bansefi aportó más de 4 mil 500 millones de pesos al fideicomiso pero sólo se ejercieron 2 mil 31 millones de pesos.

De los 20 mil 543 bebederos instalados, al día de hoy solo funcionan 10 mil 900. Cada unidad tiene una vida útil de 2 años y su mantenimiento tiene un costo de más de 2 mil pesos mensuales que debe ser asumido por la escuela.

Ya con la actual administración federal en funciones, 3 empresas encargadas de las obras fueron demandas en 2019 por un total de 937 millones de pesos de daños al erario.