Un juez estadounidense ha desestimado una demanda de James Safechuck, uno de los acusadores de Michael Jackson, quien afirmó que las empresas del cantante permitieron que abusara de él y de otros niños.

Safechuck, que asegura haber empezado a sufrir los abusos cuando tenía diez años, demandó en 2014 a MJJ Productions y MJJ Ventures, alegando que las compañías «fueron creadas para facilitar el abuso sexual de niños por parte de Jackson, y de hecho lo hicieron». Sin embargo, el juez ha desestimado el caso con un argumento verosímil pero algo inquietante, ya que su escrito dice que las empresas no tenían «el deber» de cuidar a Safechuck.

Safechuck es uno de los protagonistas del documental «Leaving Neverland», que tantas ampollas levantó cuando se publicó el año pasado. Él es quien apareció con Jackson en un anuncio de Pepsi, y quien el acompañaba en el escenario de vez en cuando durante sus giras. Por eso el veredicto no le ha gustado nada al abogado de Safechuck, Vince Finaldi, que ha declarado a BBC News: «Era un empleado que trabajaba para ellos como bailarín y animador en el escenario con Michael. Como era menor de edad y era un empleado que trabajaba para ellos, tenían el deber de protegerlo. Ese es nuestro argumento».

En su demanda, dice que el Rey del Pop abusó de él cientos de veces en sus casas y durante las giras a finales de los 80 y principios de los 90, y que MJJ Productions y MJJ Ventures fueron fundadas «con el propósito encubierto y poco velado de que estos negocios se organizaran en una operación de abuso sexual infantil, diseñada específicamente para localizar, atraer, atraer y seducir a víctimas de abuso sexual infantil».

Sin embargo, el juez californiano Mark Young desestima esta argumentación, diciendo que las empresas no eran directamente responsables de causar angustia emocional y no podían controlar a Jackson, porque él controlaba las empresas y todos los empleados. «Las corporaciones no pueden ser perpetradores directos», ha sentenciado.

Aunque esta decisión judicial no exculpa al propio Michael Jackson de las acusaciones vertidas sobre él, sí supone una victoria moral para los millones de fans que aún creen en su inocencia. Aun así, todavía no está dicho todo ni mucho menos: el director de «Leaving Neverland», Dan Reed, ha anunciado que ya está preparando una secuela que, a buen seguro, volverá a remover el turbio pasado de Jacko.