Una de las fobias más comunes en el mundo es el miedo a las arañas. Si eres una de las personas con este tipo de temor, te recomendamos que al menos por hoy no revises las redes sociales, ya que se han viralizado fotos de un insecto que han bautizado como la “tarántula con alas”.

Aunque esto pareciera una invención muy acorde con el Halloween -cuyo principal objetivo en estos tiempos es provocar sustos-, el insecto sí existe, pero los aracnofóbicos pueden respirar tranquilos porque no es lo que aparenta.

Uno de los internautas que retomó las fotos del temible animal fue el usuario de Facebook @stamamalon. En la imagen se puede ver a un insecto con cuerpo similar al de los arácnidos, cubierto de pelos, un par de antenas y con al menos cinco patas, pero también con un par de alas similares a las de las mariposas monarca. El internauta agregó como descripción:“Antheraea Polyphemus, básicamente una tarantula con alas”

Antheraea Polyphemus, básicamente una tarantula con alas

Su enunciado es engañoso, ya que mezcla datos verdaderos con lo que podría ser su opinión sobre la apariencia del animal.

De acuerdo con la ciencia, el viral insecto efectivamente se denomina Antheraea polyphemus, pero no es una araña sino una polilla de seda gigante, este último adjetivo lo debe a su tamaño promedio, que es de 15 centímetros.

Aunque según los expertos, la característica más notable de la polilla son sus grandes manchas de color púrpura en sus dos alas posteriores, en redes sociales no están de acuerdo, pues consideran que su cuerpo, similar al de una tarántula, es lo más llamativo, tanto que su redescubrimiento en la web se viralizó, provocando temor:“Yo rezando porque no se me aparezca una. He aquí todos mis miedos juntos las arañas, los insectos que vuelan y las cosas con muchas patas”@Lupita Audifreed Bo“Declaro que si veo esa madre me desmayo jajajja”Perla Valle“Se imaginan que una wea de esas se les suba encima? Ay diosito que perro miedoooo”@Adrianna Altamirano

¿Sigues temiéndole a las polillas Antheraea polyphemus? Si vives en Estados Unidos, la región subártica de Canadá o el norte de México, es posible que alguna vez en tu vida te topes con ellas. No las mates, recuerda que cada ser en este planeta tiene un importante rol para la vida.