La contaminación del aire es un factor que aumenta la mortalidad en el Covid-19, esto de acuerdo con un estudio liberado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), que hizo una revisión sobre las entidades más contaminadas de México, los casos confirmados del virus y las muertes que este ha provocado.

Con esto se llegó a la conclusión de que la letalidad de coronavirus aumenta un 8% en promedio, por cada microgramo por metro cúbico de partículas suspendidas; esto debido a que las impurezas del aire debilitan al organismo, haciendo que el sistema inmune trabaje por debajo de lo esperado, lo que deriva en enfermedades más graves.

Las ciudades en México con mayores índices de contaminación ambiental son Ciudad de México, Toluca, Monterrey, Mexicali, Salamanca y Tula, mismas que cuentan con alto índice de contagios y muertes por culpa de Covid-19, siendo la capital del país la más afectada.

La contaminación del aire siempre ha sido un problema de salud

La llegada del Covid-19 a México simplemente se ha sumado a la larga lista de problemas de salud pública, siendo la contaminación del aire uno de los más recurrentes en diversas entidades de la República, siendo responsable de diversas enfermedades respiratorias más allá del SARS-CoV-2.

De acuerdo con The Global Burden of Disease, en nuestro país ya había un promedio de 20,500 muertes en promedio derivadas de la presencia de partículas suspendidas en el medio ambiente; se espera que dicha cifra se eleve exponencialmente por la Emergencia Sanitaria.

Dentro de su análisis, el INSP señala que es el dióxido de nitrógeno el que tendría relación directa con el aumento en la mortalidad del Covid-19 en México. Hay que señalar que esto no es exclusivo de esta región del mundo, ciudades con altos niveles de contaminación a nivel mundial, tienen las tasas de muerte más altas por coronavirus.

Por si esto no fuera suficiente, la llegada del invierno aumentaría el riesgo de la enfermedad, pues se combinaría la mencionada contaminación del aire, con las bajas temperaturas, lo que sería un campo fértil para que el virus pueda tener mayores efectos generales en el organismo.