Una ruptura amorosa siempre tiene un ganador y un perdedor. Hasta el momento, tras la separación de Tom Brady de los New England Patriots, es el mariscal de campo el que, hasta ahora, está viviendo una nueva felicidad. 

Y es que mientras Brady goza de un nuevo enamoramiento con los Buccaneers de Tampa Bay, equipo con el que volvió a ganar este domingo, su ex y su mentor, los Patriotas y Bill Belichick, fueron humillados. 

Brady tuvo un gran partido en la victoria de los ‘Bucs’ 45-20 frente a los Raiders de Las Vegas. El histórico mariscal de campo terminó con 369 yardas por aire y cuatro pases de anotación, como en sus mejores tiempos. 

Además, con sus cuatro pases, Brady tomó el liderato del mariscal de campo con más pases de TD en la historia de la NFL con 559, uno más que Drew Brees. 

Patriots, humillados por San Francisco 

A la misma hora que Brady desparramaba bien con sus Bucaneros, los Patriots fueron completamente exhibidos y humillados por los San Francisco 49ers, equipo que se llevó la victoria con un escandaloso marcador 33-6. 

Sin duda este fue el peor partido en la nueva era de Belichick con los Patriotas, con Cam Newton como marsical de campo. Y es que el que alguna vez fuera MVP de la liga, tuvo un partido para el olvido con sólo 98 yardas y tres pases interceptados. 

Con estos resultados, los Bucaneros de Tampa Bay se ponen con récord ganador de 5-2, mientras que los Patriotas tienen una marca perdedora con 2-4, un récord que el equipo de Nueva Inglaterra jamás tuvo en los 20 años en los que Tom Brady fue su mariscal de campo. 

Es por eso que, hasta el momento, parece que Belichick y los Patriotas son los que más extrañas a Brady y no al revés, aunque la temporada todavía es muy larga, por lo que será mejor esperar para sacar conlusiones.