De no reducirse los contagios y hospitalizaciones por Covid-19 en los próximos días, Nuevo León implementará más cierres y restricciones a partir del fin de semana, advirtió el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

En entrevista, el mandatario estatal reiteró que el Estado no cuenta con recursos ni condiciones para enfrentar un rebrote del virus, por lo que este sería “totalmente catastrófico”.

Sin embargo, hay quienes solo salen a pasear irresponsablemente, y se olvidan de aplicar las medidas de prevención como el uso de cubrebocas o la sana distancia.

“Me da mucho coraje que la gente venga a (Paseo) Morelos a nada. Yo le voy a pedir al alcalde ser más estricto, o cerramos para que la gente no vaya y no salga, pero no quiero hacer eso”, expuso.

“Aquí el rebrote depende de la sociedad, si siguen saliendo sin necesidad vamos a tener graves problemas, muchos graves problemas”.

“Advierto: si no bajamos los contagios, cerraremos, horarios y menos movilidad”, puntualizó.

Resaltó que si todos cumplieran con las medidas de higiene y salieran lo menos posible de casa, no se tendría problema alguno.

No obstante, tanto la población como los establecimientos se rehúsan a cuidarse, provocando un disparo en el número de hospitalizaciones de pacientes que se contagian.

Escenario que, dijo, actualmente es diferente a ocho meses atrás, al inicio de la pandemia en la entidad, dado que el personal médico ya está cansado y se tienen menos recursos.

“Un rebrote sería catastrófico, totalmente catastrófico, porque ya tenemos los doctores y enfermeras cansados, ya existen menos recursos en el gobierno para ostentar el tratamiento de aquellos que van a ir al hospital”.

“Depende ya de la sociedad, de que todo el mundo nos pongamos las pilas, y el cubrebocas”.

Por último, reiteró que el mayor número de contagios se da en vehículos particulares y reuniones, y no en el transporte público.

Lo cual está sustentado por información proporcionada de quienes dieron positivo a la prueba PCR.

“Yo ya les demostré que el trasporte público no es una fuente de contagio preocupante, porque todo mundo anda con cubrebocas, y nadie habla”.

“¿Dónde es donde más se contagia la gente? En su carro, en la boda, en el restaurante, en la carne asada, en la pachanga, ahí es donde más se contagian”, agregó.