El presidente aseguró que los gritos de FRENA eran señal de que la transformación de México va hacia adelanto, por lo que no dará pasos en retroceso y pidió a los corruptos y conservadores despedirse, pues el pueblo se cansó de ellos.

AMLO enfatizó que entre más le gritan y lo agreden más digno se siente, señalando que su movimiento no es de las élites, sino de la gente de abajo y de la lucha social, contrario a lo que defienden sus opositores.

Incluso, dijo que es timbre de orgullo, pues citó a Ponciano Arriaga y dijo que entre más lo golpean más digno se siente, diciendo que es un honor encabezar la transformación.

En el evento de AMLO hubo cerca de 20 manifestantes de FRENA que se enfrentaron a gritos y empujones con los simpatizantes del presidente. Sin embargo, el evento transcurrió sin mayores afectaciones.

FRENA mantiene un plantón en el Zócalo desde el 23 de septiembre, exigiendo la renuncia de AMLO acusándolo de provocar problemas en el país.