Tras la marcha atrás en capacidad de operatividad aplicada por la Secretaría de Salud por un rebrote en la entidad, la industria de entretenimiento pidió que se aplique mayor consideración a la hora de restringir a los diferentes giros que se ven afectados, pues aseguran que, al cumplir con las medidas en su totalidad, las restricciones deberían aplicarse sólo a quienes no lo hagan.

Félix Coronado, Líder del Sindicato Nacional de Trabajadores, Operadores de Libros y Establecimientos de Diversiones, mencionó que la restricción les afecta a los trabajadores al tener que replantear su logística laboral y retener la poca operatividad con la que laboraban.

De esta forma, destacó que la Secretaría de Salud debería de hacer lo propio en la investigación de la actividad social de aquellos que sí violenten los protocolos.

“Todas las empresas: de la industria, maquiladora, automotriz, de entretenimiento, todas son empresas que están cumpliendo al cien por ciento con el protocolo. No violentan ninguno, al contrario, somos los más interesados de que no haya un rebrote de ese virus en un centro de trabajo. Por eso la industria de entretenimiento que es la más delicada y que tiene contacto con los clientes cuidan también esa situación, que la gente cumpla y que el trabajador cumpla”, resaltó Coronado.

Ante ello, sugirió al Gobierno del Estado que, cuando se tomen en cuenta estas decisiones, se convoque a las diferentes empresas de la industria del entretenimiento para analizar la situación y llegar a un acuerdo en común que evite mayores afectaciones.

“Actualmente ya se realizan programas sociales como Inspector Social, que consiste en ser vigilante para que el cliente y el trabajador no falle con las reglas de salud, pero la Secretaría de salud debe buscar ser más preventivo sin recurrir a los cierres, pues sólo golpea más a la economía, entonces si el virus no nos mata, la economía sí”, mencionó.

Cabe resaltar que tras los meses de confinamiento y aun con la reciente reapertura de diferentes puntos de entretenimiento, económicamente hay pérdidas de más de 100 mil millones de pesos en la industria de entretenimiento. Mientras tanto, aún hay sectores que ni si quiera han podido concretar su reapertura como los salones infantiles, quienes también presentan un panorama incierto para los próximos meses.