Por: Obed Campos

Es para evitar que, por taparle el ojo al macho, los partidos envíen a sus militantes mujeres a luchar en distritos perdidos de antemano.

¿Cuántos suspirantes hombres se van a quedar chiflando en la loma, como dice el dicho, en las elecciones del año que viene? Muchos machos van a quedar fuera de la contienda electoral, simple y sencillamente porque, por cuestión de paridad, no podrán ser candidatos.

La gente que le sabe a eso de la ley electoral, me dice que las nuevas reglas que favorecen a las damas tienen puntos muy claros, como ese de que 8 de las 15 candidaturas estatales deberán ser ocupadas por mujeres.

Y en el caso de las diputaciones, se les dará preferencia a las mujeres en aquellos distritos “competitivos”, es decir, donde en las anteriores elecciones el partido que las nomine haya sacado un buen porcentaje de votación.

Esto se entiende: es para evitar que, por taparle el ojo al macho, los partidos envíen a sus militantes mujeres a luchar en distritos perdidos de antemano.

Acá en Nuevo León no han dicho esta boca es mía, pero van a repartir también las 51 alcaldías en juego y las damas llevarán mano.

Lo anterior y las reglas sanitarias a las que nos sujete la evolución de la pandemia por Covid-19, nos van a dar de resultado unas campañas políticas suigéneris. Olvídese de los eventos masivos, donde los partidos demostraban su músculo, con acarreados de lonche y Frutsi. Van a quedar prohibidas esas “espontáneas” muestras de cariño del pueblo.

A ver cómo le hacen nuestros políticos para sobrevivir al 2021.

CAJERO AUTOMÁTICO ASALTANTE

César Valdez es un amigo de Monterrey dedicado al tema cultural y a la cocina. Ayer amargamente hizo público en su muro el asalto que sufrió de parte de una máquina de un cajero automático de Banca Afirme el pasado 31 de octubre.

El cajero le birló 8 mil pesos de su cuenta y al acudir a una sucursal a reclamar, le dijeron que estaba en la ventanilla equivocada, porque el banco nada tiene que ver con los cajeros.

Le hicieron dar vueltas y vueltas y al final le aceptaron que pusiera su queja, con la advertencia de que si estaba mintiendo, no solamente perdería los 8 mil pesos, sino que le cobrarían una multa de 300 pesos.

Mientras tanto le señalaron que tiene que esperar 15 días a que el banco aclare la situación.

obed@sdpnoticias.com
@obedc