La Secretaría de Cultura le pidió a la diseñadora francesa, Isabel Marant, una explicación sobre el plagio del diseño purépechapara la colección Étolie Otoño Invierno 2020-2021.

A través de una carta, la titular de la Secretaría de Cultura en México, Alejandra Frausto Guerrero, solicitó los fundamentos a través de los que se privatizó la “propiedad colectiva” de elementos culturales con origen documentado y cómo el uso retribuiría a las comunidades de artesanos creadores.

Apelando a un principio ético, México dijo que realiza un llamado de atención para poner en la mesa de discusión el tema de la protección de los derechos “históricamente” invisibilizados que pertenecen a las comunidades purépechas de Michoacán, San Miguel Chinconcuac y Gualupita en el Estado de México.

Así como San Bernardino Contla en Tlaxcala, San Luis Potosí y Teotitlán del Valle en Oaxaca, citando el caso específico del gabin donde se imita tanto la geometría como las proporciones de los sarapes y jorongos mexicanos.

La misiva está respaldada por integrantes del Consejo Ciudadano de Derechos Colectivos como la especialista en textiles mexicanos Marta Turok, la artesana zapoteca Margarita López Martínez, el especialista en textiles tradicionales, Remigio Mesta Revilla, así como el artesano tlaxcalteca, Marino Armas Nieves.

El documento recalca que no es la primera vez en que la diseñadora Isabel Marant plagia diseños tradicionales, porque en la colección Étoile Primavera-Verano 2015 incorporó diseños de mujeres mixes de Santa María Tlahuitoltepec en Oaxaca.

La Secretaría de Cultura en México hizo un llamado a respetar los elementos culturales de las comunidades como parte de su compromiso con la protección del arte y creatividad tanto de pueblos como de comunidades indígenas, mientras se mantiene el diálogo con artesanos en Michoacán para informarles sobre la situación.