Tomando en cuenta que desde el mes de marzo el confinamiento por la pandemia del Covid-19 ha generado nuevos hábitos en los ciudadanos al estar restringidos desde sus hogares, la generación de residuos domésticos se vio incrementada desde el mes de mayo, incentivando al aumento de basura que no es segregada para procesos de reciclaje.

De acuerdo con expertas y encargadas de organizaciones a favor de mejores hábitos para cuidar el medioambiente en Nuevo León, desde el mes de mayo incrementó aproximadamente un 15 por ciento la cantidad de residuos que se generan desde el hogar, cantidad que, aunque aún no ha sido actualizada, estiman haya incrementado aún más a través de los meses recientes, pues las restricciones del confinamiento aún continúan.

Perla Martínez de la organización Tierra Prima y Revolución Refill, puntualizó que el riesgo del aumento de residuos generados desde el hogar detona en un menor aprovechamiento de la segregación de estos, pues al no ser separados bajo una cultura de reciclaje, repercute directamente en temas ambientales.

“Esto se debe, en parte, a la constante compra de botes de gel, cubrebocas, productos para desinfectar, entre otros, así como los hábitos donde todo ahora se hace a domicilio, por ejemplo: con los supermercados ya teníamos al costumbre de llevar nuestras bolsas reutilizables, pero se hizo popular la entrega del mandado a domicilio y con ello todo se hace de forma empaquetada”.

“Con la pandemia también se tiene la falsa percepción de que de alguna manera el plástico era inmune a la transmisión del Covid-19 y así proteger nuestros productos, pero es completamente falso; el virus sobrevive tanto en una bolsa de plástico como en un producto reutilizable. La clave está en lavar lo que usemos y tampoco hacer uso de productos desechables como los cubrebocas desechables”, mencionó Perla.

La ambientalista señaló que en Nuevo León tan sólo se recicla el 0.6 por ciento de las cuatro mil 500 toneladas diarias de residuos generados en la zona metropolitana de Monterrey, lo cual atribuye a la falta de una cultura más amigable con el medioambiente, así como de un sistema a nivel estatal que realice la distribución de residuos que pueden ser reciclados.

Lo anterior se dio a conocer durante el lanzamiento de la Alianza Cero Residuos NL, una iniciativa formada por organizaciones y aliados en pro del medio ambiente, teniendo como objetivo generar una agenda pública para un manejo sostenible de residuos, por lo que en los próximos meses se dedicarán a plantear con autoridades, asociaciones y los ciudadanos los hábitos indispensables para evitar un impacto ambiental a través de los desechos.