Arturo Brizio, presidente de la Comisión de los Árbitros de la Liga MX, salió en defensa de su gremio y defendió la jugada en la que se anuló el gol de Gignac sobre el Atlas de Guadalajara.

“El VAR checa la jugada con todas las tomas disponibles y en ninguna encuentra la contundencia necesaria para decidir que no existe fuera de juego”, mencionó. 

Ese gol de Gignac hubiera significado el triunfo de Tigres sobre el Atlas de Guadalajara y el pase de los felinos a la liguilla de forma directa, sin necesidad de jugar el repechaje.

Pero ese gol fue anulado y después el Atlas de Guadalajara empató en la última jugada del partido, aspecto que significó que Tigres consumara su participación en el repechaje y ahora tenga que vencer al Toluca en la repesca para entrar a la liguilla.