Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

En la posibilidad de una coalición opositora contra Morena, el Partido Acción Nacional lleva mano. La dirigencia panista, sin embargo, aún no ha puesto sus cartas sobre la mesa. Felipe de Jesús Cantú, luego de conocerse su participación en los chantajes de los contratos de Pemex, es un cartucho quemado. Al dueto Zeferino Salgado y Raúl Gracia sólo le quedan dos panistas de cepa para ser candidatos a la gubernatura de Nuevo León: Víctor Fuentes y Víctor Pérez.

Llegar a un acuerdo con Movimiento Ciudadano sigue siendo una opción válida. Se exploró, inclusive, la probabilidad de que Luis Donaldo Colosio Riojas renunciara a MC y se afiliara al PAN. Por ningún motivo los panistas van a aceptar a Samuel García como su candidato. Si se lograse una alianza con MC, sería con Colosio y los panistas irían con Martín López por la alcaldía de Monterrey.

La eventualidad de una coalición con el PRI no está descartada. El PAN lleva mano para la gubernatura pero, repito, no han mostrado sus cartas. Lo que sí es un hecho es que los panistas no irán con el alcalde de Monterrey, el medinista Adrián de la Garza Santos, esa ecuación electoral es imposible. Por eso resurgió la figura del alcalde de Apodaca, César Garza Villarreal.

César ha sido calificado en algunas encuestas como el mejor alcalde del área metropolitana de Monterrey, ganó la alcaldía sin pugna con el PAN, es un político de composición, no de conflicto, y no es mal visto por los empresarios de Nuevo León, tampoco tiene diferencias con el dirigente nacional de su partido, Alejandro Moreno.

El problema, como siempre, son los medinistas y, concretamente, Rodrigo Medina y Francisco Cienfuegos para quienes Monterrey es no negociable. Si los panistas aceptan a César como candidato a la gubernatura, tendrán que pedir Monterrey en coalición para su partido y eso quebraría todo el trabajo de meses que han realizado Rodrigo y Paco, incluyendo obtener la dirigencia del tricolor. ¿Ildefonso Guajardo? Lo siento rezagado.

Nuevo León entra en la lógica, en la estrategia nacional de acuerdos entre el PRI, el PAN y el PRD. La política nacional supera la política local. No sólo es poner un candidato competitivo frente a Clara Luz Flores, es ganar gubernaturas y congresos para acotar a la 4T del presidente Andrés Manuel López Obrador.