La cantante Katy Perry , cuyo verdadero nombre es Katheryn Hudson, fue demandada hace meses por la diseñadora australiana Katie Perry debido a las supuestas infracciones de copyright que se derivaban del uso de su nombre artístico para comercializar prendas y demás complementos de moda en el país austral.

Las diferencias fonéticas entre una marca y otra son literalmente inexistentes y, a juicio de la demandante, esta circunstancia podría generar confusión entre los potenciales compradores, dando lugar a un tipo muy específico de competencia desleal.

El abogado de la estrella del pop confirmó ahora que la artista no se presentará en los juzgados para defenderse de tales acusaciones, ya que en su opinión nada podría extraerse de los testimonios que la intérprete pueda ofrecer en la corte que no haya quedado ya perfectamente solventado con su argumentación legal.

Y es que Richard Cobden, representante legal de Katy Perry, ya ha explicado ante un juez que los artículos que Katy comercializa en Australia van más allá del ámbito de actuación de su rival, incluyendo muñecas y posavasos de marcado carácter promocional.

En cualquier caso, de cara a las vistas orales que se producirán próximamente en Sídney, el equipo legal de la vocalista, madre de la pequeña Daisy Dove junto a su prometido Orlando Bloom, ya cuenta con una figura de gran relevancia para defender personalmente su posición en este litigio.

Se trata de Steve Jensen, uno de los socios de la firma Direct Management Group que se encarga de gestionar todo el merchandise de Katy Perry en este mercado concreto.

Uno de los productos estrella que se venden en tierras australianas es un curioso ‘Pizza Kit’ de Katy Perry que, al abrirlo, revela un pijama con estampado de porciones de pizza, así como collares y estuches de lápices inspirados en el gran símbolo de la gastronomía italoamericana.