Dos jóvenes, de 22 y 24 años, fueron asesinados durante las protestas contra el presidente de Perú, Manuel Merino. Las víctimas recibieron once y cuatro balazos, respectivamente, en cabeza, cuello y tórax.

El 14 de noviembre miles de peruanos salieron a las calles para exigir la renuncia de Merino, quien era presidente del Congreso peruano y asumió la presidencia el 10 de noviembre luego de que el Parlamento destituyera a Martín Vizcarra.

Manifestantes, en su mayoría menores de 25 años, salieron a protestar para pedir la renuncia de Merino por considerar que su toma de la presidencia es un golpe parlamentario.

Las dos muertes sucedieron porque la policía hizo excesivo uso de la fuerza.El Ministerio de Salud señaló que las protestas de ayer dejaron 63 personas heridas, entre ellas, 19 con politraumatismos, 19 por inhalación de gases lacrimógenos y nueve con heridas de bala.

Tras los asesinatos, nueve ministros de Merino renunciaron, entre ellos los secretarios de Defensa, Educación, Salud, Mujer, Comercio Exterior, Agricultura, Cultura, Vivienda y Energía.

La asociación Human Rights Watch denunció la represión contra las personas manifestantes, mientras que, la Asociación Nacional de Periodistas informó que entre el 9 y el 12 de noviembre hubo 35 ataques a reporteros, 29 hechos por policías y seis por personas no identificadas.

Merino declaró a la radio RPP que las manifestaciones no son en su contra y que los jóvenes asesinados protestaban contra el desempleo y por no haber terminado sus estudios

Cuando Merino asumió el poder, prometió que su gabinete ministerial iba a ser multipartidario,sin embargo, eligió a políticos conservadores. El primer ministro Antero Flores-Aráoz también dijo desconocer las razones de las protestas.