Por Obed Campos

¿Cómo fue..? //Ernesto Duarte

De los 4 mil 655 casos declarados de SARS-CoV-2 en Nuevo León en la última semana, uno me corresponde a mí… Se los platico por si acaso llegaron a tener contacto físico conmigo la semana pasada, cosa que no creo, porque salí muy poco de mi casa.

Esta vez no me ocurrió como cuando me pescó de sorpresa el infarto hace casi cuatro diciembres.

No digo que me de gusto o que no me asuste enfermar de coronavirus, pero ya a mitad del agua no hay modo de regresarse.

Créame que en mi condición de cardiaco fui lo más cuidadoso posible y, aparte del encierro, me resigné, junto a mi familia, a mantener un nuevo estilo de vida… Con mucho miedo, sobre todo por los amigos y amigas a los que en los últimos meses tuve que decir adiós.

Precisamente por esos amigos míos ausentes, fue que aprendí a tenerle respeto al maldito virus, contrario a la mayoría de mis vecinos y coterráneos, para quienes la fiesta aún no termina.

Este fin de semana, vecinos de una colonia de Linares se enfrentaron a la policía porque les pararon el festejo.

No me cabe en la cabeza la idea de que exista gente que no tenga miedo a estar enferma y la advertencia de las autoridades no pueden ser mas claras: Ante el Covid-19, en el estado se celebrará una Navidad diferente, sin posadas… Pero tampoco sería cuerdo festejar el 12 de diciembre con eventos masivos.

Esto, al paso que vamos, va a ser el cuento de nunca acabar, porque la gente se cree de palo o de fierro… Hasta que sienten la guadaña pasarles de cerca.

Mientras tanto, ante este impase en mis energías, recuerdo el dicho de mi querido José Jaime Ruiz: “Enfermo que come y mea… el diablo que se lo crea”.

SI ASÍ MANEJAN AUTOMÓVIL…

Ante la ola de accidentes en los que se han visto involucrados policías de Nuevo León, salta un tema viejo: los policías no son capacitados para manejar vehículos y menos bajo la presión.

Y si en Seguridad Pública del Estado no ponen cuidado a esta situación y los polis no manejan bien los automotores ¿qué se puede esperar del buen manejo que le den a sus armas de cargo?

Un vehículo con el peso y la potencia de las camionetas que usan las fuerzas policiales puede (y es) más peligrosa que un arma cargada, en manos inexpertas.

obed@sdpnoticias.com
@obedc